“Mentes y manos” : el makerspace del MIT

“En el MIT, fabricar es la base de nuestra forma de resolver problemas. Es la relación cinética entre nuestra mente imaginando lo que puede ser y nuestras manos haciendo lo que tiene que ser.”

Charlie Garcia ’19, student maker

Un prototipo de dispositivo médico, una señal para un jardín del campus del MIT (Massachusetts Institute of Technology), una cuchara ajustable impresa en 3D, un monopatín motorizado… son sólo algunos ejemplos de lo que los estudiantes del MIT y los miembros de la comunidad están creando en los makerspaces del MIT. ¿Qué más se puede esperar de un lugar cuyo lema es “mens et manus” (“mente y mano”)? Aquí, la teoría y el conocimiento se transforman en experiencia práctica, habilidades para resolver problemas y productos que pueden cambiar el mundo. El espíritu de creación es fundamental para la misión del MIT y para el ecosistema de innovación del Instituto, que apoya la creación de soluciones prácticas que tienen un impacto positivo en el mundo real. Los datos del MIT muestran que hombres y mujeres buscan oportunidades para utilizar los recursos del makerspace en igual número. El MIT puso en marcha el Proyecto Manus en 2015 para dar a los estudiantes -muchos de los cuales hacían cosas en sus dormitorios o fuera del campus- acceso a instalaciones de última generación para que personas con ideas afines se reunieran para trabajar en proyectos y soluciones de diferentes disciplinas. De este modo se cultiva la profunda pasión de de los estudiantes por aprender, inventar, trastear y crear.

El Metropolitan Storage Warehouse -más conocido como Met Warehouse o Met- es un espacio de creación comunitaria de aproximadamente 1.600 metros cuadrados -el Met makerspace- convirtiéndose en el mayor espacio académico de creación de este tipo que existe y en el primer espacio de creación del MIT dedicado a hacer que todos los recursos del espacio sean 100% accesibles ahora y en el futuro. A través de múltiples iniciativas, se está fomentando una comunidad de creadores más amplia más allá del MIT a través de colaboraciones con otras universidades, la industria y los gobiernos.

El Met makerspace aumenta enormemente el acceso de los estudiantes del MIT a los recursos necesarios para iterar e impulsar ideas que cambian el mundo hacia su realización y adopción por el mercado. También es un entorno de bajo riesgo para que los estudiantes den rienda suelta a su creatividad. No importa cuál sea el objetivo del visitante, el Met makerspace pone a su disposición las herramientas y los recursos que necesita para alcanzarlo.