Reapertura de escuelas en América Latina y el Caribe: puntos clave, retos y dilemas para planificar un retorno seguro a las clases presenciales

Reopening schools in Latin America and the Caribbean: key points, challenges, and dilemmas to plan a safe return to in-person classes; report. Paris: Unesco, 2021

Texto completo

Un informe emitido por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Oficina Regional de Educación para América Latina y el Caribe (OREALC/UNESCO Santiago) advierte sobre la desigualdad en el acceso a los recursos humanos y económicos, a la infraestructura y al equipamiento educativo en la región, agravada por la pandemia. Estas condiciones estructurales afectan la implementación de las recomendaciones emitidas por los organismos internacionales sobre los procesos adecuados para la reapertura de las escuelas, e impactan en el derecho a la educación de millones de estudiantes en la región.

El documento presenta una evaluación elaborada por ambas instituciones como contribución a la priorización de la educación en los planes nacionales de respuesta a la emergencia sanitaria y en las futuras estrategias de recuperación. “Los países han desplegado diversos planes de respuesta y recuperación en los que la educación debe incorporarse como elemento central”, dice el informe, “no sólo para garantizar una respuesta educativa, sino para lograr una recuperación equitativa, inclusiva y sostenible”.

El informe señala que la desigualdad aumenta el reto de desarrollar una estrategia educativa que integre las experiencias educativas de 2020, y que la recuperación de los estudiantes que no han vuelto a la escuela será difícil. Por ello, el documento también reclama una acción regional que garantice que todas las respuestas educativas se basen en los principios fundamentales de inclusión, equidad y no discriminación. Para ello, el informe analiza las posibilidades, restricciones y necesidades que enfrentarán los países de América Latina y el Caribe durante el proceso de retorno a las clases presenciales, considerando las siguientes dimensiones: escuelas seguras (infraestructura escolar, acceso a agua y saneamiento); recursos humanos (directores y docentes); educación a distancia (acceso a TIC y conectividad; financiamiento de la educación; e información y planificación.