Código Europeo de Conducta para la Integridad de la Investigación

The European Code of Conduct for Research Integrity. Berlin: All European Academies, 2017

Texto completo

La investigación es la búsqueda del conocimiento que se alcanza mediante el estudio sistemático, la reflexión, la observación y la experimentación. Si bien diferentes disciplinas pueden utilizar distintos enfoques, todas tienen en común la motivación por aumentar la comprensión de nosotros mismos y del mundo en el que vivimos. Por consiguiente, el «Código Europeo de Conducta para la Integridad en la Investigación» se aplica a la investigación en todos los ámbitos científicos y académicos.

La investigación es una empresa común, que se desarrolla en el mundo académico, la industria y otros entornos. Implica colaboración, directa o indirecta, que a menudo trasciende las fronteras sociales, políticas y culturales. Se fundamenta en la libertad para formular temas de investigación y desarrollar teorías, recoger datos empíricos y emplear los métodos adecuados. Por tanto, la investigación se basa en el trabajo de la comunidad de investigadores, quienes aspiran a desarrollar su labor con independencia de la presión de aquellos que encargan la investigación y de intereses ideológicos, económicos o políticos.

Una responsabilidad básica de la comunidad investigadora es formular los principios de la investigación, definir los criterios de una conducta investigadora adecuada, maximizar la calidad y la solidez de la investigación, y responder de forma apropiada a las amenazas a la integridad en la investigación o a los incumplimientos de la misma. El objetivo principal del presente Código de Conducta es contribuir al cumplimiento de esta responsabilidad y servir a la comunidad investigadora como marco de autorregulación. Describe las responsabilidades profesionales, jurídicas y éticas, y reconoce la importancia de los marcos institucionales en los que se organiza la investigación. Así pues, el presente Código de Conducta es pertinente y aplicable a la investigación financiada con fondos públicos y privados, al tiempo que reconoce limitaciones legítimas para su aplicación.

La interpretación de los valores y los principios que regulan la investigación puede verse afectada por acontecimientos sociales, políticos o tecnológicos y por cambios en el entorno de la investigación. Un Código de Conducta efectivo para la comunidad investigadora es, por tanto, un documento vivo que se actualiza regularmente y que tiene en cuenta las diferencias locales o nacionales en su aplicación. Los investigadores, las universidades, las sociedades académicas, los organismos de financiación, los centros de investigación públicos y privados, las editoriales y otros organismos pertinentes tienen responsabilidades específicas en la vigilancia y la promoción de estas prácticas y de los principios en los que se basan.