La confianza y la desinformación, el partidismo, el populismo, y la popularidad en el consumo de noticias

 

2410x1616_pm-boris-johnson-national-address-1024x687-1

 

Digital News Report 2020. Reuters Institute, University Of Oxford, 2020

Texto completo

 

El informe analiza el impacto del coronavirus en el consumo de noticias y en las perspectivas económicas para los editores. Analiza el progreso en los nuevos modelos de negocio en línea pagados, la confianza y la desinformación, el partidismo y el populismo, y la popularidad de los productos editoriales seleccionados como podcasts y boletines informativos por correo electrónico.

 

El consumo de noticias digitales basado en una encuesta de YouGov a más de 80,000 consumidores de noticias en línea en 40 mercados, incluidos Kenia y Filipinas por primera vez.

El informe de este año se produce en medio de una pandemia mundial de salud que no tiene precedentes en los tiempos modernos y cuyas consecuencias económicas, políticas y sociales aún se están desarrollando. La gravedad de esta crisis ha reforzado la necesidad de un periodismo confiable y preciso que pueda informar y educar a las poblaciones, pero también nos ha recordado cuán abiertos nos hemos vuelto a las conspiraciones y la desinformación. Los periodistas ya no controlan el acceso a la información, mientras que una mayor dependencia de las redes sociales y otras plataformas les da a las personas acceso a una gama más amplia de fuentes y ‘hechos alternativos’, algunos de los cuales están en desacuerdo con los consejos oficiales, engañosos o simplemente falsos.

Gran parte de los datos de esta publicación se recopilaron antes de que el virus afectara a muchos de los países incluidos en esta encuesta, por lo que en gran medida esto representa una instantánea de estas tendencias históricas. Pero para tener una idea de lo que ha cambiado, se repitieron partes clave de nuestra encuesta en seis países (Reino Unido, Estados Unidos, Alemania, España, Corea del Sur y Argentina) a principios de abril. Estas respuestas confirman datos de la industria que muestran un mayor consumo de fuentes tradicionales de noticias, especialmente televisión, pero también algunas fuentes de noticias en línea.

Algunos de los hallazgos más importantes de nuestra investigación 2020

  • La crisis del coronavirus ha aumentado sustancialmente el consumo de noticias para los principales medios de comunicación en todos los países donde realizamos encuestas antes y después de que la pandemia entrara en vigor. Las noticias de televisión y las fuentes en línea han visto aumentos significativos, y más personas identifican la televisión como su principal fuente de noticias, proporcionando un respiro temporal de una imagen de disminución constante. El consumo de periódicos impresos ha disminuido a medida que los bloqueos socavan la distribución física, lo que casi seguramente acelera el cambio hacia un futuro totalmente digital.
  • Al mismo tiempo, el uso de las redes sociales y en línea aumentó sustancialmente en la mayoría de los países. WhatsApp experimentó el mayor crecimiento en general con aumentos de alrededor de diez puntos porcentuales en algunos países, mientras que más de la mitad de los encuestados (51%) utilizó algún tipo de grupo en línea abierto o cerrado para conectarse, compartir información o participar en un local Red de soporte.
  • A partir de abril de 2020, la confianza en la cobertura de los medios de COVID-19 era relativamente alta en todos los países, a un nivel similar a los gobiernos nacionales y significativamente mayor que para los políticos individuales. La confianza de los medios era más del doble del nivel de las redes sociales, plataformas de video o servicios de mensajería cuando se trataba de información sobre COVID-19.
  • Las preocupaciones mundiales sobre la información errónea siguen siendo altas. Incluso antes de que llegara la crisis del coronavirus, más de la mitad de la muestra global dijo que estaban preocupados por lo que es verdadero o falso en Internet cuando se trata de noticias. Los políticos nacionales son la fuente más frecuentemente advertida por información errónea, aunque en algunos países – entre ellos Estados Unidos – las personas que se identifican como de derecha son más propensos a culpar a los medios de comunicación. Facebook es visto como el principal canal para difundir información falsa en casi todas partes, pero WhatsApp se considera más responsable en partes del Sur Global como Brasil y Malasia.