Bejnamín Franklin fundador de la primera biblioteca de préstamo, la Philadelphia Library Company

 

franklin_library

 

Conocemos la historia de Benjamín Franklin como hombre de múltiples inteligencias, fue científico, inventor, político, filántropo y hombre de negocio, lo que probablemente no conocemos es que también fue uno de los pioneros de la fundación de The Library Company de Filadelfía, la primera biblioteca de préstamo por suscripción de Estados Unidos. 

 

En el 1700 la compra de libros en Pensilvania era prohibitiva, había que viajar a Nueva York o Boston. Sólo el clero y los ricos tenían acceso a los libros. Incluso los hombres de clase media no podían permitirse fácilmente el lujo de los libros, entre ellos el propio Benjamín Franklin. El Club Junto estaba interesado en una amplia gama de ideas, desde la economía a la resolución de problemas sociales, la política y la ciencia. Pero no podían recurrir a los libros para aumentar sus conocimientos o resolver sus disputas, ya que entre todos ellos sólo poseían unos pocos libros.

La idea de crear una biblioteca de préstamo comenzó durante las reuniones del “Club Junto”, donde cada miembro traía libros para compartir con los demás y consultar durante los debates, pero traer libros de ida y vuelta se volvió engorroso. Los miembros acordaron mantener los libros en la sala de reuniones para que todos los miembros se beneficiaran de ellos. También era muy beneficioso tomar prestado un libro y llevarlo a casa para leerlo, de ahí la idea de crear una biblioteca pública de suscripción. El objetivo de Franklin era beneficiar a la gente común que de otra manera no tendría acceso a los libros.

De este modo, se decide crear oficialmente The Library Company el 1 de julio de 1731 cuando Benjamin Franklin y los miembros del Club Junto firmaron los artículos de acuerdo para la suscripción. Así que 50 suscriptores invirtieron 40 chelines cada uno para crear una biblioteca. Los miembros también prometieron invertir 10 chelines más cada año para comprar libros adicionales y ayudar a mantener la biblioteca. También Benjamín Franklin y otros miembros donaron varias obras. Franklin también donó su copia de Merchants Mappe of Commerce a la compañía. Escogieron como lema una frase en latín que se traduce como “Apoyar el bien común es divino”. de Philip Syng, un platero que un día crearía el tintero con el que se firmó la Declaración y la Constitución de EStados Unidos, y quien diseñó el sello de The Library Company. El primer bibliotecario se llamaba Louis Timothee, pero pronto dejó el puesto para convertirse en impresor en Charleston, ocupándo brevemente el puesto el mismo Franklin que a su vez sustituido por un zapatero llamado William Parsons.

 

furness-building-on-locust-street

Library Company of Philadelphia

Existe un extracto de la autobiografía de Benjamin Francklin que describe cómo comenzó la idea de una biblioteca de préstamo.

“En esta época, nuestro club no se reunía en una taberna sino en una pequeña habitación del Sr. Grace, que se había reservado para ese fin, yo propuse que, puesto que nuestros libros se mencionaban a menudo en nuestras disquisiciones sobre las consultas, nos convendría tenerlos todos juntos donde nos reuníamos, para que en ocasiones pudieran ser consultados; y al unir nuestros libros a una biblioteca común, deberíamos, aunque nos gustaría mantenerlos juntos, tener cada uno la ventaja de utilizar los libros de todos los demás miembros, lo que sería casi tan beneficioso como si cada uno fuera dueño del todo. Así lo acordamos y llenamos a un extremo de la sala con los libros que nos sobraban. El número no era tan grande como esperábamos, y aunque habían sido de gran utilidad, al ocurrir algunos inconvenientes por falta de cuidado, la colección, después de un año aproximadamente, se separó y cada uno se llevó sus libros a casa de nuevo. Y así puse en marcha mi primer proyecto para fomentar la naturaleza pública, que para una biblioteca de suscripción.”

 

El 1 de julio de 1731, los miembros del Club Junto redactaron los artículos de la biblioteca de préstamo por suscripción, establecieron el pago de la primera compra más una contribución anual. Comenzaron con 50 suscriptores que invirtieron 40 chelines cada uno y una contribución anual de 10 chelines para la compra de nuevos libros para aumentar la colección de la biblioteca. Se importaron libros de Inglaterra y la biblioteca se abrió un día a la semana para préstamos. Si un libro no era devuelto a tiempo, la multa era el doble del valor del libro. Debido a su éxito, la biblioteca de préstamos fue imitada en otras ciudades y provincias.

El proyecto fue un éxito, en palabras del propio Franklin, “Estas bibliotecas han mejorado la conversación general de los americanos, han hecho a los comerciantes y agricultores tan inteligentes como la mayoría de los hombres de otros países, y tal vez han contribuido en cierto grado a la posición tan general en las colonias en defensa de sus privilegios”.

La Library Company sirvió como la Biblioteca del Congreso desde la Guerra Revolucionaria hasta 1800 cuando la capital de la nación se estableció en Washington DC. En 1790 la Library Company se trasladó de nuevo a un nuevo edificio en la Quinta Avenida con Chestnut. EN la actualidad la Library Company es una biblioteca de investigación independiente especializada en la historia y la cultura de los Estados Unidos desde el siglo XVII hasta el XIX.

Bibliografía

The Library Company founded by Franklin in 1731. The Electrinc Ben Franklin, 2020 https://www.ushistory.org/FRANKLIN/philadelphia/library.htm

Lending Library – Benjamin Franklin Historical Society http://www.benjamin-franklin-history.org/lending-library/

Ben Franklin Was A Librarian – The Library History Buff http://www.libraryhistorybuff.com/benfranklin.htm

 

 

Un pensamiento en “Bejnamín Franklin fundador de la primera biblioteca de préstamo, la Philadelphia Library Company

  1. Pingback: De la biblioteca al makerspace | Universo Abierto

Los comentarios están cerrados.