De la biblioteca al makerspace

 

ballarat-hackerspace-8

 

How Libraries Are Becoming Modern Makerspaces
They’ve long served as communal gathering spots, but these civic institutions are becoming gateways to technological tinkering. Deborah FallowsThe Atlantic. mar 11, 2016

Ver completo

 

Durante mucho tiempo las bibliotecas han servido como lugares de reunión comunal, pero estas instituciones cívicas se están convirtiendo en puertas de entrada a la experimentación y el aprendizaje de la nueva tecnológica.

 

Si se pudiera preguntar a Ben Franklin qué institución pública le gustaría visitar hoy en día en Estados Unidos, diría que la biblioteca pública. Y si le preguntas qué parte de la biblioteca,diría que en el makerspace. Ben Franklin es bien conocido como fundador de la biblioteca de suscripción temprana, la Philadelphia Library Company, hace casi 300 años. Puede es menos conocido que Franklin utilizó el espacio de la biblioteca para algunos de sus primeros experimentos con la electricidad.

Hoy, tal vez siguiendo el ejemplo de Franklin, las bibliotecas de todo Estados Unidos están creando espacios para que sus usuarios experimenten con todo tipo de nuevas tecnologías y herramientas para crear e inventar.

Miguel Figueroa, directr del Center for the Future of Libraries de la American Library Association, dice que los makerspaces son parte de la misión expandida de las bibliotecas que están cambiando de ser lugares donde la gente no sólo pueda consumir conocimiento, sino también crear nuevos conocimientos.

El primer espacio moderno de creación en bibliotecas apareció hace unos cinco años en la biblioteca The Fayetteville Free Library (FFL) , en el norte del estado de Nueva York. Lauren Smedley, estudiante de posgrado en Biblioteconomía y Documentación de la cercana Universidad de Syracuse, propuso la idea de adquirir una impresora 3D para la biblioteca. A Sue Considine, la directora de la biblioteca, le gustó la idea y con todo el equipo de la biblioteca, creó lo que sería el primer espacio de creación. Eso fue sólo el principio. Hoy en día, el Fab Lab de Fayetteville, dispone de un espacio de 2.500 pies cuadrados y se ha expandido para incluir un Fab Lab para adolescentes y preadolescentes, y un espacio denominado Little Makers para los fabricantes más pequeños.