Las bibliotecas convertidas en centros de capacitación tecnológica

 

library-image-2-1800x804-1

 

Las herramientas de la era digital como ordenadores, Internet, programas de capacitación en línea a veces se consideran una amenaza para la relevancia de la biblioteca pública. Pero ese argumento ignora que muchas bibliotecas están formando y facilitando el acceso a las tecnologías a buena parte de sus de sus usuarios.

 

En 1978, el científico de la información Frederick Wilfrid Lancaster predijo que, a medida que la sociedad utilizaba menos información en papel, las bibliotecas tradicionales dejarían de existir en el año 2000. Pero, lo que predicciones de este tipo nunca tuvieron en cuenta es que, a lo largo de su historia, las bibliotecas han tenido una enorme capacidad de adaptación para satisfacer las necesidades de sus comunidades. Contrariamente, a medida que las bibliotecas invierten en nuevas tecnologías y servicios digitales, los usuarios nos ven cada vez más como centros de desarrollo de asesoramiento personal y profesional.

Según datos proporcionados por Con datos de Brookings, entre 2002 y 2016, la proporción de puestos de trabajo en Estados Unidos que requerían una baja cualificación digital descendió del 56 al 30 por ciento, mientras que la proporción de puestos de trabajo que demandaban una elevada cualificación digital aumentó del 5 al 23 por ciento.

n Estados Unidos las bibliotecas se están asociando a Grow with Google, para recibir acceso a los planes de estudio de habilidades digitales y todo el apoyo que necesitan para utilizarlos de forma eficaz. Se trata de un programa de Google que roporciona productos, formación y herramientas para ayudar a las personas a encontrar un empleo, a mejorar en su desarrollo profesional o a hacer crecer su negocio.

Hoy en día, según datos de State of Libraries 2019, el 84 por ciento de las bibliotecas ofrecen capacitación en software y el 90 por ciento ayuda a los usuarios con conocimientos básicos de Internet. En 2016, 113 millones de personas asistieron a programas de bibliotecas públicas, incluyendo talleres de alfabetización digital, un aumento del 17 por ciento a partir de 2013. De hecho, para millones de estadounidenses, las bibliotecas no son sólo depósitos de información; son instituciones educativas singulares que enseñan las habilidades que la gente necesita para participar plenamente en el trabajo, la escuela y la vida moderna.

Ahora los usuarios demandan que sus bibliotecas los equipen para tener éxito en la era digital: el 80 por ciento de los encuestados dijeron que las bibliotecas deberían ofrecer  programas que enseñen a la gente a usar herramientas digitales. Es el caso de The Lane Libraries Community Technology Center, que ofrece a sus usuarios un espacio de trabajo/juego/creación de alta tecnología con ordenadores de uso público (tanto PC como Mac), software de gama alta, auriculares VR, impresoras 3D y cómodos asientos estilo lounge con wifi disponibles en todas partes. Otro caso similar es Texas Tech University Libraries que conectan a los usuarios con recursos que promueven la investigación y el descubrimiento intelectual, proporcionando acceso y formación a servicios y tecnologías cambiantes centrados en en las necesidades del usuario.

De este modo, los bibliotecarios se han convertido en maestros en la formación sobre el uso de los servicios digitales y muchas bibliotecas se han transformado en centros de capacitación tecnológica que ofrecen formación gratuita o a bajo coste a través de una amplia variedad de medios. En este contexto existe una necesidad de intervención de la biblioteca en la formación de los usuarios tanto en el uso de tecnologías de la información de carácter general como de dispositivos y aplicaciones. Sin lugar a dudas, las biblioteca son el espacio idóneo para que las personas actualicen sus conocimientos y se pongan al día con el progreso de la sociedad para abordar la brecha digital, sobre todo porque son centros comunitarios digitales vitales donde todos son bienvenidos.