Bibliotecas escolares con futuro

 

bibliotecasescolaresconfuturo

García Guerrero, José. Bibliotecas escolares con futuro. Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2015

Texto completo

 

Las bibliotecas escolares son escuela. Su acción está vinculada a ella. Su futuro está ligado al futuro de la escuela. Otra cosa es que consigamos entre todos convertirlas en recursos relevantes del proceso educativo, en entornos que aporten valor añadido, en centros de recursos para la enseñanza y el aprendizaje que actúen como agentes mediadores y formativos. Este aspecto representa el elemento clave para el futuro de las bibliotecas escolares.

Si la biblioteca escolar responde a las necesidades y requerimientos reales del plan de estudios, el trabajo diario y la diversidad del alumnado, la biblioteca estará al servicio de las necesidades reales de la escuela y del futuro de la misma. Cuando la biblioteca actúa como un centro eficiente de recursos informativos y de aprendizaje para la promoción lectora y el apoyo al currículo, la comunidad educativa la concebirá como un entorno y un lugar con futuro y con sentido.

En 2014 el Estado español no dispone de un sistema bibliotecario escolar articulado. Esta es la realidad, a pesar de intentos ministeriales de impulso de las bibliotecas a través de dotaciones, programas, incentivos, premios, estudios, materiales, portales, formación, etcétera, abordados principalmente durante el período 2005/2010. Mientras países como Portugal prácticamente han armado este sistema ininterrumpidamente y con elementos de sostenibilidad desde el año 1996 en una tupida “Rede de bibliotecas escolares” y Chile cumple veinte años de desarrollo de su red de Bibliotecas CRA, en España cada Comunidad Autónoma ha pergeñado como ha querido y podido su ecosistema bibliotecario escolar, sin articular un modelo claro y en un estado carencial según la comunidad o región que analicemos.