De las noticias falsas a los libros falsos

merlin_159422739_bf99070b-6650-4f26-ac4c-31dbb997a7f6-superjumbo

Paging Big Brother: In Amazon’s Bookstore, Orwell Gets a Rewrite. By David Streitfeld New York Times Aug. 19, 2019

Ver completo

 

En la librería de Amazon proliferan los textos falsos e ilegítimos, de este modo ya no sólo las noticias si no también los libros se están convirtiendo en una forma de desinformación. La venta de libros es una profesión antigua y complicada, y las ediciones falsas de todo tipo pueden aparecer en cualquier lugar. Pero Amazon es la librería más grande del mundo y los estándares que establece tienen repercusión en todas partes. La empresa dice en un blog que prohíbe los productos falsificados y que ha invertido en personal y herramientas tecnológicas para proteger a los clientes del fraude y el abuso. El problema es que en el futuro no tendremos referencia, ni certeza alguna de que es lo que realmente dijo o no el autor.

 

En Amazon se pueden encontrar al menos una docena de libros falsos e ilegítimos de Orwell. Algunos de ellos impresos en la India, donde el escritor es de dominio público, con la salvedad de que estos textos también se pueden comprar desde Estados Unidos, donde la obra del autor aún está bajo derechos de autor. Otros eran simples falsificaciones, como la edición de sus memorias “Down and Out in Paris and London”, editada para estudiantes de secundaria. Los detentores de los derechos del autor dijeron que no habían dado permiso para publicar ese libro. Algunos falsificadores llegan a reclamar los clásicos de Orwell como de su propiedad, poniendo en el copyright sus propios nombres.

Uno de los libros de Orwell  una copia de “Animal Farm” publicado por el Grapevine India. En la página de derechos de autor dice: “El autor respeta a todos los individuos, organizaciones y comunidades, y no hay intención en esta novela de dañar a ningún individuo, organización[o] comunidad”. Orwell no dijo tal cosa.

Un lector descubrió, para su sorpresa, que su nuevo ejemplar de “1984” tenía pasajes “ligeramente diferentes”. Otro ofreció una prueba fotográfica de que su edición era casi un caos. Un tercero dijo que la algunas palabras fueron reemplazadas por otras arbitrariamente en su copia

Incluso los títulos cambiaron. Una edición de ““Animal Farm: A Fairy Story” se refería a sí mismo en la contraportada como “Granja de animales”: Una historia justa”. Otra gran obra de Orwell, “Homage to Catalonia,” , se convirtió en  “Homepage to Catalonia.”

Lo que define a todos estos libros es que ninguno de ellos pagó nada al autor, lo que significa que podrían competir con los títulos legales de Orwell como una alternativa de menor costo. Después de todo, si necesitas una copia de “Rebelión en la Granja” o “1984” para la escuela, no pensamos a menudo en quién lo publicó, y creeríamos que todas las ediciones de “1984” son iguales.

La relación de Amazon con Orwell ha sido siempre especialmente tensa y reveladora. En 2009, Amazon editó en digital “1984” y “Rebelión en la Granja” sin tener permiso para su edición y comercialización en digital, lo que les llevó a ser denunciados por los legítimos detentores de los derechos el autor, Amazon sin más eliminó copias que había vendido de las que no tenía autorización de venta de los Kindles de los clientes, que alarmados por ello se dieron cuenta de que su biblioteca personal no estaban bajo su control.

Las falsificaciones y las importaciones son generalmente las ediciones más baratas, y ¿quién puede culpar a la gente por comprarlas?. Una edición legítima de 7,99 dólares de “1984” fue clasificada recientemente en el puesto 72 entre todos los libros de Amazon. Una importación india de 5 dólares estaba en el número 970, lo que sugiere que las copias se vendían a un precio fijo.

El Gremio de Autores dijo que en los últimos dos años, el número de casos de piratería y falsificación remitidos a su departamento legal se ha multiplicado por diez. Las ediciones falsificadas son un golpe contra la autoridad del libro y aceleran una peligrosa tendencia hacia la desinformación.