Fotografía digital: catalogación y metadatos para la biblioteca digital

curso-fotografia-digital

Monrroy Muñoz, Adriana. “Fotografía digital: catalogación y metadatos para la biblioteca digital” Universidad Nacional Autónoma de México

Texto completo

Grandes cambios se han experimentado en el ámbito de la organización de la información, algunos de ellos y las prácticas más relevantes al respecto han permitido la conformación de códigos y principios para la catalogación, lenguajes bibliotecológicos, estructuras de descripción, etcétera, que siguen teniendo injerencia en este momento. Ahora, la bibliotecología se encuentra ante el desafío de aplicar nuevos modelos para representar y organizar los recursos de información.

Si bien, durante un tiempo considerable, se catalogaron los recursos documentales de manera separada por tipo de soporte, la nueva estructura lleva a describir, vincular y a acceder a todo tipo de recursos y contenidos. Se espera que los registros resultantes sean parte esencial en la biblioteca y, dadas las características de los recursos digitales que se pretenden resaltar con el uso del nuevo, la biblioteca digital es el espacio ideal para permitir el acceso a esta información.

La fotografía, como sucede con otros recursos de información tales como grabaciones sonoras, libros, partituras, videograbaciones, revistas, mapas, etcétera, presenta una fuerte tendencia a publicarse en formato digital. Estas obras fueron reconocidas en primera instancia como disponibles en formatos electrónicos, pero más tarde han sido denominadas, poco a poco, como digitales y se fueron sumando a las colecciones de bibliotecas que contaban con ejemplares disponibles en medios impresos y analógicos.

Esta forma de publicación simultánea lleva a ampliar los alcances de las colecciones en las bibliotecas que anteriormente estaban centradas en conjuntos limitados de formatos, como lo señala la Association of College and Research Libraries (ACRL, 2012). La ACRL sostiene que la actual integración deberá tomar en cuenta los formatos digitales, los que tienen características multimedia y los formatos analógicos, pero también deberá darse prioridad a catalogarlos para contribuir a su acceso oportuno.