Mi maravillosa librería

 

mi-maravillosa-libreria-petra-hartlieb

Hartlieb, Petra. “Mi maravillosa librería” Periférica, 2015

Petra Hartlieb tiene ahora una gran familia, un perro y una librería. Diez años atrás, estando de vacaciones en Viena, donde vivió en el pasado, supo de una bonita librería de barrio que cerraba sus puertas. Lo que en principio se planteó como una especie de broma con su marido (¿por qué no nos la quedamos nosotros?), se convirtió en pocas semanas en un cambio radical de vida, de ciudad y de oficio.

Este libro cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI. ¿El sueño de toda una vida hecho realidad? No fue tan fácil. Petra tuvo que luchar contra un sinfín de contratiempos; no estaba preparada para convertirse en empresaria, y tampoco lo estaba para ser al mismo tiempo librera, esposa y madre. Ésta es una estupenda historia sobre cómo conseguir aquello que amamos.

Una historia llena de divertidas anécdotas y emociones sin fin, que logra, gracias a una escritura ágil, directa y muy «empática», que todos seamos partícipes de las alegrías y los problemas de Petra. Es, además, una maravillosa descripción de la vida diaria de muchas librerías y en muchos países: un mundo en miniatura en el que, de algún modo, habitamos todos aquellos que amamos los libros.

EXTRACTOS

“Hemos comprado una librería. En Viena. Escribimos un email con unas cifras, ofreciendo una cantidad que no teníamos, y al cabo de unas semanas llegó la respuesta: acaba usted de comprar una librería. Algo así sólo te pasa en eBay, cuando te dejas arrastrar y pujas más allá de lo que en realidad querías, como cuando a la niña se le antoja muchísimo el Lego de Harry Potter, y entonces vas y escribes esa cantidad y no aparece nadie, maldita sea, que ofrezca más. Y ahora hemos pujado, con un dinero que no tenemos, por una librería que está en una ciudad donde no vivimos. Y la hemos conseguido. ¿Y ahora qué? Pues ahora tenemos que apechugar con el asunto.”

 

“Tras beber unos cuantos spritzs blancos queda por completo claro: una librería de las de antes se convierte en nuestro futuro, al menos en teoría. Nos gusta una librería así, pequeña, en Viena, y cuanto más avanza la noche, tanto más lógico se vuelve todo: ¡ésa es nuestra librería!”

“Paso tantas horas en la librería que ya no sé cómo es el mundo ahí fuera. A veces, por la mañana, cuando no hay tantos clientes, me escapo a hurtadillas y voy a la gran droguería de la acera de enfrente, me paseo por los pasillos, compro un par de cosas inútiles y me siento como si estuviese en un balneario.”

“Cerrar la librería a la caída de la tarde no significa que nuestro trabajo haya concluido. Además de la recepción de libros que no se ha podido resolver a lo largo del día, de las reclamaciones de los que no han llegado a tiempo y de la tarea contable rutinaria, por la noche también hay oportunidades de incrementar un poco la facturación del día.”

“Nosotros somos víctimas fáciles, una y otra vez nos dejamos entusiasmar por historias nuevas, por libros de cocina hermosos, por temas inusuales, por encuadernaciones para bibliófilos; pero a la vez siempre nos olvidamos de que nuestra librería sólo tiene cuarenta metros cuadrados, y cuando la mercancía prometida llega al cabo de unas semanas nos desesperamos porque no sabemos dónde meterla.”

 

“La mayor parte de los clientes tiene paciencia, y aunque haya que aguardar un poco, en nuestra librería esto nunca resulta aburrido. Con independencia de los muchos libros que se podrían descubrir sin haberse puesto a propósito a buscarlos, aquí siempre pasa algo. Esto no es un templo sacrosanto de las bellas artes, sino un lugar en donde se habla y se ríe alto, donde nos decimos los títulos de los libros por encima de las cabezas de la gente, a menudo desde la posición elevada que nos proporciona la escalera de mano.”

Anuncios

2 pensamientos en “Mi maravillosa librería

  1. Marisol Núñez

    Me gustó mucho este libro cuando lo leí, empaticé mucho con la autora y la experiencia debido al amor a las librerías que me invade. Sin duda, a quien le esté rondando la idea de hacerse libro/a, que lea este libro. Gracias por recordarme esta lectura.

    Me gusta

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s