Los Incunables: la imprenta en su cuna

incunables2

Humberto Ovalle Mora, J. and M. H. Vargas Mejía (curadores). [e-Book]  Los Incunables: la imprenta en su cuna. Bogota, Ministerio de Cultura, 2008.

Texto completo

 

La palabra incunable proviene del latín incunabula que significa cuna y representa el principio, el origen. A los incunables se les conoce también como paleotipos, del griego palaios: antiguo y typos: modelos. Antes de hablar del libro incunable se debe hacer referencia a ciertas características de los primeros libros impresos conocidos, pues son los antecedentes que inspiraron la concepción de la imprenta, tema fundamental para hablar de los incunables. Los primeros libros impresos fueron elaborados en China, utilizando una plancha de madera grabada, y datan del siglo VI a.C. El Sutra del Diamante, fabricado en el año 868, es el ejemplar más antiguo de esta clase. En el marco de la cultura china también se inventó la impresión a partir de piezas móviles. Así, la página se componía de un conjunto de fragmentos pequeños que permitían ensamblar y desensamblar los “textos”, facilitando la impresión de distintas obras haciendo uso de los mismos recursos. Si bien es cierto que esta herramienta representó un gran avance, todavía estaría por llegar la invención que revolucionaría la producción bibliográfica y que haría su aparición de la mano de los incunables.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s