El futuro de la verdad y la desinformación online

pi_2017-10-19_future-of-truth-and-misinformation_featured

 

Anderson, J. and L. Rainie (2017). [e-Book]  The Future of Truth and Misinformation Online. Washington D. C., Pew Research Center, 2017.

Texto completo

 

Cuando la BBC Future Now entrevistó a un panel de 50 expertos a principios de 2017 sobre los “grandes desafíos que enfrentamos en el siglo XXI”, muchos nombraron la necesidad de disponer fuentes de información confiables. Los expertos están divididos sobre si la próxima década se verá una reducción o no de las noticias falsas y engañosas en línea. 

 

El voto Brexit de 2016 en el Reino Unido y la tumultuosa elección presidencial estadounidense pusieron de relieve cómo la era digital ha afectado a las noticias y narrativas culturales. Nuevas plataformas de información alimentan el instinto antiguo que tiene la gente para encontrar información que se sincroniza con sus perspectivas: Un estudio de 2016 analizó 376 millones de usuarios de Facebook interactuando con más de 900 medios informativos y puso en evidencia que la gente tiende a buscar información que se alinea con sus puntos de vista. Esto hace que muchos de ellos sean vulnerables a aceptar y actuar sobre la información errónea.

Más de 1.100 expertos en Internet y tecnología respondieron en el verano de 2017 a una serie de preguntas relacionadas con el siguiente tema: ¿empiezan a surgir métodos confiables en los próximos 10 años para bloquear las narrativas falsas y permitir que la información más precisa prevalezca en el ecosistema de la información en general? Entre esta muestra, los resultados fueron uniformemente divididos: el 51% dijo que el entorno de la información no mejorará, mientras que el 49% espera que las cosas mejoren. Se pidió a los expertos que dieran más detalles sobre sus respuestas, aportando una amplia gama de opiniones sobre la amenaza de la desinformación, las perspectivas de soluciones y las estrategias más prometedoras que debían seguirse.

Muchos de estos expertos dijeron además que aunque la era digital ha creado innumerables fuentes de información, también ha magnificado su influencia potencial a nivel mundial, al mismo tiempo ha reducido la influencia de las empresas de noticias tradicionales que proporcionaban información objetiva y verificada.

En el estudio se plantean 5 grandes temas:

El entorno de la información no mejorará y la naturaleza humana tiene la culpa. Los encuestados que apoyan esta cuestión dicen que los seres humanos tienden a ser egoístas, tribales, ingenuos, buscadores de conveniencia. Les preocupa que los poderosos actores de la información de hoy en día tengan un incentivo para mantener el status quo. Y piensan que el futuro se organizará en torno a divisiones sociales, con un segmento de la población encontrando información de alta calidad, mientras que “reinará el caos” para aquellos que no pueden permitirse o discernir información confiable o que no muestran ningún interés en obtenerla.

El entorno de la información no mejorará porque la tecnología creará nuevos retos que no pueden o no serán contrarrestados de manera efectiva y a escala. Estas respuestas a menudo describían a los malos actores como los que tienen una ventaja sobre aquellos que buscan combatir la desinformación. Esperan que las narrativas con información falsa serán magnificadas por los medios sociales, las burbujas de filtro en línea, los bots y la inteligencia artificial.

El entorno de la información mejorará porque la tecnología ayudará a etiquetar, filtrar o prohibir la información errónea y, por lo tanto, mejorará la capacidad del público para juzgar la calidad y veracidad de los contenidos. Aquellos que piensen que habrá mejoras predicen que el uso de filtros algorítmicos, navegadores, aplicaciones y plug-ins disminuirá la potencia y disponibilidad de la información errónea. Piensan que los esquemas de “evaluabilidad” y las “calificaciones de confianza” también ayudarán. Algunos dicen que la regulación también jugará un papel importante en el control de la desinformación.

El entorno de la información mejorará porque las personas se adaptarán y mejorarán las cosas. Algunos de estos expertos argumentan que la desinformación no es nada nuevo y la sociedad siempre ha encontrado una manera de disminuir su impacto. Dicen que a medida que la gente se vuelve más hábil para clasificar los hechos de la ficción, el entorno de la información mejorará. Algunos esperan que el crowdsourcing desempeñe un papel prominente en la verificación de los hechos bloqueando a aquellos que propagan mentiras y propaganda.

Los expertos de ambos bandos que decían que la tecnología por sí sola no puede hacer mella en la influencia de la desinformación urgieron dos estrategias para combatirla: La tecnología no puede ganar la batalla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s