Bibliotecas Públicas y Ciudades Resilientes

414zekkh-rl._sx384_bo1204203200_

Public Libraries and Resilient Cities
Edited by Michael Dudley
Item Number: 978-0-8389-1136-5
Chicago: ALA, 2013

Ver Sample

La resiliencia es la capacidad de los seres vivos sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y situaciones adversas. Cuando un sujeto o grupo es capaz de hacerlo, se dice que tiene una resiliencia adecuada, y puede sobreponerse a contratiempos o incluso resultar fortalecido por éstos. Actualmente, la resiliencia se aborda desde la psicología positiva, la cual se centra en las capacidades, valores y atributos positivos de los seres humanos, y no en sus debilidades y patologías, como lo hace la psicología tradicional. El concepto de resiliencia se corresponde aproximadamente con el término «entereza» (de Wikipedia).

Michael Dudley en el informe Public Libraries and Resilient Cities, recopiló ejemplos de bibliotecas públicas que participan en los servicios innovadores dirigidos a abordar las cuestiones sociales, económicas y ambientales actuales, a menudo a través de asociaciones, gobiernos y otras organizaciones. De este modo las bibliotecas públicas están respondiendo a una amplia gama de necesidades actuales y emergentes.

..las bibliotecas públicas pueden contribuir al placemaking, o la creación y el fomento de comunidades vitales y para ser lugares únicos para sus residentes.

Según Dudley, las bibliotecas no solo son proveedores de información, sino proveedores de experiencias como lugares de acogida y programación de eventos (a menudo con socios de la comunidad) y la facilitar de la creación de contenidos a través de la prestación de espacios. Por lo tanto las bibliotecas públicas deben ser socios esenciales para los individuos, grupos, empresas y gobiernos, y en general para la propia sociedad. Para Dudley, urbanista y bibliotecario, las bibliotecas públicas son instituciones públicas, es decir, la piedra angular para cualquier comunidad próspera, y como tal pueden ser líderes en la toma de las ciudades para ser los mejores lugares para trabajar, jugar y vivir. Y muestra cómo las bibliotecas públicas pueden contribuir al placemaking, o la creación y el fomento de comunidades vitales y para ser lugares únicos para sus residentes. Y muestra cómo las bibliotecas públicas pueden abordar cuestiones urgentes de sostenibilidad urbana y medio ambiente a través de prácticas inteligentes de diseño urbano, haciendo contribuciones a la regeneración económica y un compromiso con la equidad social. Además aborda la renovación económica potencial de los proyectos de desarrollo de la biblioteca, para la provisión de espacio público en un mundo en privatización, los servicios para las personas sin hogar, con un lugar para la gestión de crisis durante los desastres urbanos, y el papel vital que las bibliotecas públicas pueden desempeñar en la promoción de desarrollo económico, ecológico, y social para crear comunidades sostenibles en tiempos difíciles (Dudley, 2013).

Las bibliotecas públicas siempre han contribuido al desarrollo económico local a través de los servicios tradicionales, tales como el acceso a oportunidades de educación y de formación, búsqueda de patentes, talleres de redacción de currículum y búsqueda de empleo en equipos públicos. Sin embargo, con un renovado énfasis en las alianzas y experiencias, ofrecen oportunidades para la expansión de los servicios orientados al desarrollo económico.

Por ello las bibliotecas del presente se transforman en nuevos centros comunitarios dinámicos, con cafés y cómodos asientos, incubadoras de pequeñas empresas, espacios de colaboración, impresoras 3-D, talleres de escritura, jardinería y tiendas online para vender los libros de autores locales.


Por ello las bibliotecas del presente se transforman en nuevos centros comunitarios dinámicos, con cafés y cómodos asientos, incubadoras de pequeñas empresas, espacios de colaboración, impresoras 3-D, talleres de escritura, jardinería y tiendas online para vender los libros de autores locales. Un ejemplo de vanguardia es Eureka Loft en Arizona. Biblioteca del Centro Cívico, liderado por la Universidad Estatal de Arizona, como parte de su Red Alejandría. El Eureka Loft es un servicio de incubadora de pequeñas empresas, un espacio de trabajo colaborativo que ofrece a los empresarios la oportunidad de conectarse con mentores y asistir a talleres proporcionados por instructores profesionales y de voluntariado (ALA, 2014a).

Las bibliotecas del futuro tendrán que orientarse a aumentar su relevancia en los próximos años, teniendo en cuenta el aumento de la economía compartida

Las bibliotecas del futuro tendrán que orientarse a aumentar su relevancia en los próximos años, teniendo en cuenta el aumento de la economía compartida, –también conocida como la economía social, o la economía de colaboración–, un concepto discutible, utilizado por las primeras bibliotecas. Es un sistema económico sostenible en torno a la distribución de los activos humanos y físicos. Incluye la creación compartida, producción, distribución, comercio y consumo de bienes y servicios por parte de diferentes personas y organizaciones. La economía de compartir significa que en lugar de ser dueño de las cosas directamente, la gente paga para utilizarlas solo cuando las necesita. Ejemplos de este sistema son Citi Bike, un sistema de intercambio privado de bicicletas públicas en ciudad de Nueva York; o Zipcar una empresa estadounidense que brinda servicios de carsharing o automóviles compartidos entre sus miembros mediante reserva previa y con tarifas de uso por hora o por día.

En el informe publicado en octubre de 2014 por el Instituto Aspen (Garmer, 2014) se plantean los modos en los que las bibliotecas públicas pueden impulsar los avances de la comunidad en la que se insertan con enfoques y posibilidades innovadoras y eficientes.

En este sentido, señala el informe, la biblioteca pública puede emprender una serie de acciones destinadas a la articulación de un modelo más versátil e integrado con las necesidades económicas, sociales y culturales de la comunidad en la que se inserta:

• Definición de un conjunto de programas, servicios y ofertas en torno a las prioridades de la comunidad, reconociendo que este proceso puede conducir a opciones y compensaciones.

• Colaborar con diferentes instituciones a nivel local, autonómico y estatal en torno a objetivos compartidos. Esto incluye el desarrollo de alianzas con los centros educativos para impulsar el aprendizaje y las oportunidades educativas en el seno de la comunidad.

• Asociarse con empresas locales, cámaras de comercio y colegios de la comunidad para proporcionar el acceso a los planes de estudio, recursos, y tecnología, que favorezcan una formación integral.

• Involucrar a la comunidad en la planificación y toma de decisiones, buscando una representación en las mesas donde se discuten cuestiones de política importantes y se toman las decisiones.

• Conectar los recursos de otras agencias o bibliotecas a la plataforma de la biblioteca en lugar de reinventar la rueda o caminar en solitario.

• Reunir a las partes interesadas de la comunidad para crear un plan estratégico integral para la biblioteca y otras instituciones de conocimiento en la comunidad. • Definir las bibliotecas como parte de las infraestructuras prioritarias de la comunidad y conseguir una financiación sostenible a largo plazo que refleje el valor de la biblioteca en la comunidad como una prioridad presupuestaria.

• Desarrollar alianzas estratégicas y asociaciones con instituciones líderes para avanzar en las metas educativas, económicas y sociales. • Aprovechar el potencial de desarrollo económico de la biblioteca pública como una plataforma para el desarrollo de la comunidad.

• Emplear la biblioteca como centro para potenciar la historia y la cultura local. La biblioteca ha de repensarse en función de toda una serie de parámetros nuevos, inherentes al mundo digital, en el que los usuarios cada vez están más inmersos, conformando nuevos modos de acceso a la información, nuevos productos y nuevos servicios, en sintonía con una sociedad creativa e innovadora que ha de ver las bibliotecas como espacios de encuentro, de conversación y de socialización del conocimiento.

Para alcanzar estos objetivos, como se subraya en el informe, las bibliotecas han de integrar tres elementos esenciales: la conexión entre las personas y el fomento de de las relaciones entre los diferentes actores de la comunidad para fortalecer el capital humano de la misma; la utilización de los espacios físicos y virtuales de las bibliotecas para potenciar formas innovadoras de aprendizaje y educación; el uso de las diferentes plataformas para fomentar la socialización de las ideas y los conocimientos comunitarios.

Texto tomado de

Alonso-Arévalo, J. and J. A. Cordón-Garcia “¿Para qué servirá la Biblioteca Pública en el futuro? Depende de su capacidad de adaptación a los imparables cambios sociales, económicos y tecnológicos. .” Mi biblioteca vol. 11, n. 40 (2015).

Leer texto completo

http://alturl.com/7xmtx

Un pensamiento en “Bibliotecas Públicas y Ciudades Resilientes

  1. Pingback: Día de ir en bicicleta al trabajo, viernes 27 de mayo de 2019 | Universo Abierto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s