Lo que todo bibliotecario debe saber sobre las sobredosis de opiáceos: las bibliotecas de Denver han salvado más de 30 vidas de personas dependientes

Narcan: What Every Librarian Needs to Know About Opiate Overdoses
Posted by Steve Hargadon on September 14, 2022 at 12:16pm
“By Dr. Steve Albrecht

Ver original

Más sobre  Drogas y bibliotecas

Dado que las bibliotecas son lugares públicos, la probabilidad de que los consumidores de drogas opiáceas acudan a las instalaciones para consumirlas, comprarlas o venderlas, o descansar bajo sus efectos, significa que la posibilidad de que se produzca una emergencia médica por sobredosis es una realidad. Según algunos datos, las bibliotecas de Denver han salvado más de 30 vidas de personas dependientes de opioides.

El número de sobredosis mortales por consumo de opiáceos (heroína, fentanilo, pastillas para el dolor) sigue aumentando en Estados Unidos, Los datos sobre sobredosis de drogas muestran tendencias preocupantes y disparidades cada vez mayores entre los distintos grupos de población. En tan sólo un año, las tasas de mortalidad por sobredosis (número de muertes por sobredosis de drogas por cada 100.000 personas)

Un usuario que parece estar «simplemente durmiendo» podría estar realmente en insuficiencia respiratoria y a punto de perder la conciencia. Es importante que todos los empleados de la biblioteca reconozcan los signos de advertencia de una posible sobredosis. La persona puede

  • parecer «dormida de pie» (lo que se conoce como «narcosis por opiáceos»);
  • estar de pie y balancearse, teniendo problemas de equilibrio y coordinación;
  • tener problemas para respirar o dejar de respirar (y un pulso bajo);
  • tener el habla arrastrada o baja, con la voz ronca;
  • tener problemas para tragar;
  • tener la piel fría y húmeda;
  • tener los labios o las uñas o las manos/pies azules;
  • tener un goteo nasal notable;
  • mostrar un rascado excesivo;
  • tener las pupilas muy pequeñas;
  • desmayarse y caer hacia delante en una silla (lo que estrecha aún más su respiración) o en el suelo.

Cada vez que una persona empieza a perder el conocimiento o lo pierde, se trata de una verdadera emergencia médica que requiere que cualquier miembro del personal llame al 911. Si se sospecha que se trata de una sobredosis de opiáceos, se le administrará a la persona una inyección nasal (o, menos comúnmente, una inyección en el muslo con una pequeña aguja) de Narcan (naloxona). También pueden iniciar la RCP o la respiración artificial para ayudar a la persona a sobrevivir. El Narcan actúa en uno o dos minutos y dura unos 90 minutos, tiempo suficiente para llevar a la persona al hospital para recibir más tratamiento. Si la persona no está bajo la influencia de un opiáceo, el spray o la inyección de Narcan no tendrá ningún efecto. Es un antagonista de los opiáceos, lo que significa que busca las moléculas de opiáceos para destruirlas. Si no encuentra opiáceos en su cuerpo; no hay daño para la persona. Según algunos datos, las bibliotecas de Denver han salvado más de 30 vidas de personas dependientes de opioides.

Aunque no se necesita una «certificación oficial del programa de formación de Narcan» para administrarlo, puede ayudar ver muchos de los vídeos de formación en YouTube que describen el proceso cuando alguien está en el suelo y en lo que parece una emergencia de sobredosis de opiáceos. El sitio oficial de Narcan – http://www.narcan.com – es un buen punto de partida para obtener más información. (Sus instrucciones «Pelar – Colocar – Presionar» pueden guiarte a través del proceso de uso seguro y efectivo del spray nasal Narcan).

Muchas agencias sanitarias estatales y departamentos de salud locales del condado ofrecen formación y asesoramiento en línea sobre las sobredosis de opiáceos. Los 50 estados permiten comprar Narcan en la farmacia local, sin necesidad de receta. Muchas personas que tienen familiares, seres queridos o parejas que son consumidores de opiáceos, ahora compran y llevan Narcan para ese «momento por si acaso».

Aunque ningún empleado de la biblioteca debería estar obligado a prestar primeros auxilios y/o administrar Narcan a un usuario con sobredosis, hay dos hechos que hacen más probable su intervención voluntaria: 1) existen leyes de buena fe/buen samaritano en los 50 estados, lo que significa que no se puede demandar o culpar a alguien por intentar salvar una vida, siempre que haya actuado razonablemente; y 2) nadie quiere que un usuario muera en su biblioteca por consumo de drogas.»