La bibliotecaria que desafió a los talibanes

«The Librarian Who Defied the Taliban», BBC News. 11 de agosto de 2022, sec. Asia.

Texto completo

Wahida Amiri trabajaba como una bibliotecaria normal y corriente antes de que los talibanes tomaran el poder en Afganistán el pasado agosto. Pero cuando los militantes empezaron a despojar a las mujeres de sus derechos, se convirtió en una de las principales voces contra ellos. La Sra. Amiri explica a Sodaba Haidare, de la BBC, cómo las protestas contra el régimen talibán la llevaron a ser detenida y por qué decidió abandonar su país.

Antes del trágico día del 15 de agosto de 2021, yo era una mujer corriente. Me había licenciado en Derecho y ahora, a los 33 años, dirigía una biblioteca en el corazón de Kabul.

La biblioteca era mi lugar feliz donde todo el mundo era bienvenido, especialmente las mujeres. A veces discutíamos temas como el feminismo mientras tomábamos chai sabzi, el tradicional té verde afgano con cardamomo. Afganistán no era perfecto, pero teníamos libertad.

Me interesaban mucho los libros porque hasta los 20 años no sabía leer.

Acababa de empezar la escuela cuando los talibanes entraron por primera vez en Afganistán, ondeando sus banderas blancas y negras. Era el año 1996.

Una de sus primeras órdenes fue cerrar las escuelas para niñas.

Todos nuestros familiares huyeron a Panjshir, un valle montañoso en el norte y nuestro hogar original. Pero mi padre decidió quedarse y, tras la muerte de mi madre, volvió a casarse. Los años que siguieron fueron extremadamente dolorosos.

En Afganistán, detener a una mujer equivale a arruinar su reputación. Se da por sentado que ha sido violada y, en la sociedad afgana, es la peor clase de vergüenza que puede soportar una mujer.

Aquel día de febrero de 2022, cuando los talibanes irrumpieron en el piso franco para arrestarnos, nos ordenaron que entregáramos nuestros teléfonos. No podía respirar. «¿Qué es lo siguiente?» pensé. «¿Me matarán? ¿Me violarán en grupo? ¿Torturarme?» Me sentía como si tuviera un cuerpo pero mi alma me hubiera abandonado.

Los talibanes dijeron que yo era un espía. Que había ayudado a iniciar un levantamiento contra ellos. Que salí a las calles y protesté sólo para conseguir fama. «Vete a casa a cocinar», dijo uno de ellos.

Pero la verdad es que sólo quería una cosa: la igualdad de derechos para las mujeres afganas. El derecho a ir a la escuela, a trabajar, a ser escuchadas. ¿Es mucho pedir?

El día que vinieron a arrestarnos, un silencio espeluznante había caído sobre Kabul. En los últimos días se habían llevado a varias mujeres que habían protestado contra los talibanes, por lo que nos trasladaron a un piso franco.

En los últimos meses, desde que los talibanes se hicieron con el control de Afganistán, yo había sido una mujer fuerte y orgullosa, marchando por las calles para protestar contra ellos. Les miré a los ojos y les dije: «No podéis tratarme como una ciudadana de segunda clase. Soy una mujer y soy vuestra igual». Ahora, estoy escondida en este lugar desconocido, sin saber cuál es mi delito pero preguntándome si vendrán a por mí.