Centro Documental de la Memoria Histórica

Centro Documental de la Memoria Histórica. Madrid: Ministerio de Cultura y Deporte. Dirección General de Bellas Artes, 2021

Texto completo

El Centro Documental de la Memoria Histórica (CDMH) es la última fase en la evolución institucional de una serie de organismos que iniciaron su actividad durante la guerra civil (1936-1939). El objetivo de aquellos organismos era confiscar los documentos, libros y otros tipos de objetos a las instituciones y personas afines a la II República, proclamada el 14 de abril de 1931. Se está, por tanto, ante algo más de 80 años de una intensa trayectoria.

Una de las funciones que tiene encomendadas el CDMH en la actualidad es la de recuperar, reunir y organizar los fondos documentales originales, así como los fondos bibliográficos, hemerográficos y fuentes secundarias que puedan resultar de interés para el estudio de la guerra civil, la dictadura franquista, la resistencia antifranquista, el exilio, la deportación de los españoles a los campos de concentración nazis y la transición a la democracia.

Durante la dictadura franquista, que se prolongó desde el final de la guerra civil hasta 1975, los documentos incautados fueron utilizados con fines de carácter represivo. Con la llegada de la democracia, lo que hasta entonces habían sido los Servicios Documentales se transformaron en la Sección Guerra Civil, dependiente del Archivo Histórico Nacional. Sus fondos se pusieron al servicio de la investigación y, con este mismo fin, se ampliaron mediante transferencias, compras y donaciones, para convertirse en un centro de referencia para el estudio de un periodo fundamental dentro de la historia de España.

Tales fondos también han sido y siguen siendo un instrumento fundamental para llevar a cabo la reparación de las víctimas de la guerra civil y de la dictadura franquista.

Hoy en día, para llevar a cabo los fines que tiene encomendados, el CDMH ha ampliado sus instalaciones y acrecentado el patrimonio documental, bibliográfico y museográfico que había heredado. El fin último es poner a disposición de las víctimas, los ciudadanos e investigadores este patrimonio, así como llevar a cabo una función de carácter pedagógico en el seno de la sociedad.