La gente va a las bibliotecas por algo más que por los libros. Por eso algunas están contratando trabajadores sociales.

Benson, Darian. People go to libraries for more than books. That’s why some are hiring social workers. nov. 2021

Texto completo

Yanna McGraw tiene un papel único en la Biblioteca Pública de Indianápolis. Es la primera trabajadora social a tiempo completo de la biblioteca, una de las doce empleadas por las bibliotecas de todo el Medio Oeste.

La biblioteca contrató a McGraw porque estaba viendo más usuarios con problemas complejos. Sólo lleva cuatro meses en el puesto, pero McGraw ya ha trabajado con usuarios de la biblioteca que se enfrentan a problemas como la inseguridad de la vivienda, la dificultad para acceder al dinero del estímulo federal y las dificultades para encontrar servicios de salud mental.

Hace poco conoció a un hombre que había estado recibiendo servicios de una organización local de lucha contra el SIDA y de un refugio. Necesitaba ayuda para conseguir una receta, pero tenía problemas porque no tenía dinero y no tenía acceso al transporte.

McGraw hizo algunas llamadas telefónicas por él y lo puso en contacto con un familiar, que vino a la biblioteca para darle al hombre el dinero para pagar su medicación.

McGraw dijo que puede ayudar a los usuarios de una manera que los bibliotecarios no pueden.

«Soy capaz de dedicar ese tiempo, levantar el teléfono, hacer la pregunta, enviar un correo electrónico a un socio de la comunidad, si tengo esa relación», dijo McGraw.

Durante años, las bibliotecas han sido un lugar al que la gente acude en busca de ayuda para solucionar sus problemas. Pero los retos a los que se enfrentan los usuarios son cada vez más complejos, más allá de lo que la mayoría de los bibliotecarios están capacitados para gestionar. Por ello, algunas bibliotecas públicas están recurriendo a trabajadores sociales licenciados para ayudar a cubrir esa necesidad.

El director general interino de la Biblioteca Pública de Indianápolis, John Helling, dijo que las bibliotecas son uno de los pocos lugares a los que la gente puede ir durante el día sin tener que gastar dinero.

«Somos un lugar seguro, somos un lugar limpio, donde tratamos de ser un lugar útil», dijo Helling. «Y así encontramos usuario que experimentan una amplia variedad de necesidades que acaban en nuestro edificio, porque somos el único lugar donde pueden ir».

Wahler, directora de la the School of Social Work afirma que ha comprobado constantemente que las bibliotecas son fundamentales para sus comunidades. Por ese motivo, el personal de las bibliotecas suele ser más consciente de las nuevas necesidades de su comunidad que otras entidades públicas.

Su investigación ha puesto de manifiesto algunas de esas carencias. Wahler realizó una encuesta a casi 5.000 personas en tres bibliotecas públicas del Medio Oeste. Los resultados preliminares, que aún no se han publicado, muestran que el 10% de los usuarios declararon necesitar ayuda para encontrar un trabajo, el 6% dijo que necesitaba ayuda para la salud mental y el 4% necesitaba ayuda para la vivienda.

Estos porcentajes pueden parecer pequeños, según Wahler, pero muchos usuarios tienen múltiples necesidades, muchas de las cuales son complejas y requieren una formación especializada para atenderlas adecuadamente. McGraw compara la biblioteca con un refugio de día, pero sin apoyo para los retos realmente difíciles.