Las Bibliotecas, esas felices acumulaciones del saber humano

«Las Bibliotecas, esas felices acumulaciones del saber humano, son como inmensas galerías donde se han dado cita, sabios de todos los tiempos y naciones para enseñar a los que sedientos de saber se acerquen a consultarles; ancianos que, fraternalmente asidos de las manos, desfilan ante los siglos para guiarnos por el tenebroso sendero de la ciencia; amigos tolerantes y sufridos que, con entretenida plática, ilustran nuestro entendimiento y resuelven nuestras dudas; en una palabra, la humanidad de ayer en consorcio con la humanidad de hoy, para unir con los lazos de la ciencia, lo pasado con lo presente, e iluminar con la antorcha encendida en la fuente de la verdad, la oscura noche de lo futuro.»


Juan Bautista Vázquez
1882