¿Sería conveniente pagar por la revisión de artículos científicos a los revisores por pares?

What’s Wrong with Paying for Peer Review?. Scholary Kitchen, Tim Vines, Allison Mudditt, 16 de junio de 2021

Ver completo

Las revistas informan de que cada vez es más difícil encontrar revisores dispuestos, por lo que la idea de pagarles para que revisen se está planteando de nuevo. James Heathers ha iniciado un movimiento para que los revisores reciban 450 dólares por sus esfuerzos de revisión. Los revisores pueden pedir la cantidad que quieran, así que ¿por qué determinar el valor en 450 dólares? Algunos artículos son tan complejos que quizá sólo haya un puñado de expertos en la tierra que puedan revisarlos. El precio de un peritaje en un juicio es de unos 300 dólares por hora, por lo que una revisión de 20 horas de un artículo largo y complejo podría costar 6.000 dólares.

Está claro que incluso la tarea aparentemente menor de determinar los honorarios es un embrollo burocrático con el que no quieren lidiar ni los editores ni los académicos. Pero también está la cuestión de quién paga esta tasa. Uno de los principales objetivos es penalizar a las grandes editoriales que obtienen “demasiados” beneficios. Dejando a un lado los problemas de cómo se define eso y quién decide cuánto es demasiado, un sistema así exigiría a los editores construir una infraestructura totalmente nueva para gestionar cientos de miles de micropagos. Esto supondría una enorme carga para cualquier editor, pero especialmente para los más pequeños con márgenes estrechos, y actuaría como un enorme lastre adicional para la eficiencia del sistema de revisión por pares.

La verdad es que los pagos a los revisores sólo llevarían a las editoriales a subir sus precios. Subirían los precios para cubrir el dinero que pagan a los revisores. Y volverían a subirlos para cubrir el coste de esos pagos. Las editoriales se limitarían a trasladar los costes a las bibliotecas y a los autores, extrayendo dinero adicional de los presupuestos de las bibliotecas y de los fondos de publicación de los organismos de financiación, y poniendo un porcentaje considerable en los bolsillos de las grandes editoriales.

También merece la pena cuantificar los costes directos adicionales, especialmente en un sistema que muchos ya consideran demasiado caro. En un mundo de APC, los autores de los artículos aceptados cubren los costes de revisión de todos esos otros artículos que son rechazados. Para una revista de acceso abierto con una tasa de aceptación del 25% y una media de 2,2 revisiones por artículo, pagar a los revisores por la revisión de un artículo supone 2,2 * 450 dólares = 990 dólares. La revista revisa 1/0,25 = 4 artículos para encontrar uno que sea publicable, y los autores del artículo publicable pagan los costes de revisión de los otros tres. Por lo tanto, la modesta propuesta de una tasa de 450 dólares por cada revisión se convierte en 3960 dólares adicionales que se añaden a la tasa de procesamiento de artículos para una revista media.

Nos encontramos en un momento en el que somos cada vez más conscientes de las profundas desigualdades del sistema de investigación mundial; pagar a los revisores socavaría nuestros esfuerzos por ser más inclusivos. Sabemos que en la actualidad los revisores proceden principalmente del Norte Global (a pesar de los esfuerzos por cambiar esta situación), por lo que, una vez más, es ahí donde fluiría el dinero, perjudicando aún más a los investigadores de los países de ingresos bajos y moderados. Si cobramos a los autores por esos servicios de revisión a través de los APC, se creará otra problemática transferencia de fondos en la dirección equivocada.

Trabajar como revisor tiene, pues, las características de un servicio a la comunidad impulsado en parte por el altruismo. Queremos subrayar que hay muchas investigaciones que demuestran que el comportamiento altruista se ve rápidamente erosionado por la adición de incentivos financieros (por ejemplo, el efecto de sobrejustificación).

No podemos terminar sin hacer la pregunta obvia: ¿qué problema se intenta resolver realmente pagando a los revisores? Si se trata de la molestia por la escala de beneficios de los editores seleccionados, entonces hay una solución mucho más simple: no revisar o publicar en sus revistas. La acción más poderosa que cada uno de nosotros tiene como consumidor es donde elegimos gastar nuestro tiempo y recursos: si ciertas editoriales están generando importantes beneficios basados en el trabajo de un investigador, simplemente podemos elegir no darles proporcionarles nuestro trabajo.

Sospechamos que lo que realmente ocurre aquí es más complicado. Cuando los investigadores piden que se les pague por la revisión, podríamos descubrir que la mayoría está pidiendo simplemente reconocimiento. Como tradicionalmente reconocemos el trabajo con una paga, la “demanda” se forma como una petición de pago. Así que, en lugar de meternos en un lío intentando pagarles dinero, debemos trabajar más en recompensar a los revisores con otras monedas del mundo académico: la reputación, el reconocimiento y el éxito.

Reconocemos que, efectivamente, hay mucha gente mal pagada y con exceso de trabajo en el mundo académico, especialmente entre los investigadores que inician su carrera. Pagarles por la revisión por pares no va a resolver ese conjunto de injusticias más profundas. En su lugar, abordemos esas injusticias directamente.