¿Quién roba un libro?

¿Quién roba un libro?

Por Ana Gisela Coroxón Pinzón

Me encontraba ordenando el área infantil, el día era frío y lluvioso, la biblioteca tenía a lo mucho 3 usuarios realizando trabajos de investigación, sólo se escuchaba el sonido de la lluvia, de pronto unos zapatos restregándose fuerte en la alfombra de la entrada interrumpió el silencio, alcé a ver y era un niño de unos 12 años con una caja de lustre, nunca olvidaré su rostro de alegría al ver todos los libros, después de retirar el lodo de sus zapatos él vino a mí y me preguntó si podía prestarle un libro para niños, un libro de historias bonitas y con pocos dibujos, le pregunté cuántos libros había leído para hacerme una idea de qué recomendarle y me dijo que muy pocos en relación a los que a él le gustaría leer, me contó que leía fábulas y cuentos en varias revistas que había encontrado tiradas en un bote de basura hace algún tiempo, dijo que había estudiado hasta tercer grado de primaria y luego su familia ya no lo había mandado a la escuela por falta de dinero.

Decidí prestarle un libro llamado “El lugar más bonito del mundo” de Ann Cameron, miró a su alrededor y se sentó muy cerca de una ventana y todavía me gritó desde allí diciendo: ¡Seño, seño, me voy a sentar aquí porque aquí hay más luz!, después de pasada una hora la lluvia cesó y él al darse cuenta se levantó rápidamente y con libro en mano salió corriendo de la biblioteca, me quedé atónita porque ese libro era la única copia que teníamos, pero guardé la calma, una de las bibliotecarias me insistió en llamar a la policía, pero en ese preciso momento me pregunté… ¿Quién roba un libro?, definitivamente un maleante no, enseguida tuve un tremendo ataque de risa por lo sucedido.

No volví a ver al niño hasta meses después, lo encontré por accidente, al parecer él no me reconoció al principio, pero decidí solicitarle sus servicios para tener la oportunidad de hablar con él. Cuando lo consideré oportuno le pregunté si le había gustado el libro llamado “El lugar más bonito del mundo”, inmediatamente levantó la vista y me reconoció, pensé que escaparía, pero en su rostro sólo había vergüenza.

Me pidió disculpas y dijo que aquella mañana lluviosa había sido terrible para él porque después de ese día ya no pudo volver a la biblioteca, se llamó a sí mismo cobarde por no tener el valor de regresar a disculparse y devolver el libro, ese libro en el que encontró una historia muy parecida a la suya. Me ofrecí a conseguir un ejemplar y regalárselo (afortunadamente cumplí el ofrecimiento en un corto plazo), le expresé que aceptaba sus disculpas siempre y cuando se comprometiera a no volver a llevarse algo que no le perteneciera de la biblioteca o de otro lugar, a lo que respondió inmediatamente diciendo: “¡Por supuesto que no volveré a hacerlo!, no fue bueno lo que hice y lo peor fue lo que sentí”.

Le expliqué la opción de obtener su membresía para llevar libros a casa y se extasió al saberlo, al siguiente día regresó el libro y obtuvo su carnet de miembro. A partir de entonces llegaba 2 o 3 veces por semana a cambiar los libros, nos convertimos en buenos amigos y entre plática y plática me confesó que al principio no le gustaba leer pero lo hacía porque alguien a quién él admiraba mucho le dijo que sólo por medio de la lectura él podría transformar su vida y la de su familia, él anhelaba dejar de ser limpia botas y convertirse en director de una escuela, comprar muchos libros y darle una vida digna a su familia, han pasado algunos años desde ese suceso y él sigue avanzando, al paso que va estoy segura que lo logrará. Su nombre es José y aunque este mundo esté lleno de tecnología y distractores que han robotizado a la humanidad, él sigue prefiriendo perderse en el maravilloso mundo de los libros, nunca se lo dije, pero para mí, él es un tesoro nacional.