Cómo los bibliotecarios alemanes atraparon por fin a un escurridizo ladrón de libros

How German Librarians Finally Caught an Elusive Book Thief

By Jeffrey Arlo Brown November 23, 2020

Ver original

El ladrón durante décadas, a menudo utilizando una identidad falsa, robó mapas antiguos valorados en miles de dólares cada uno.

La tarde del 21 de febrero de 2006, Norbert Schild se sentó en un escritorio de la sala de lectura de la Biblioteca Municipal de Tréveris, en el oeste de Alemania, y abrió un libro de 400 años de antigüedad sobre geografía europea. Trabajando con rapidez, Schild colocó un trozo de papel blanco en blanco sobre el libro, tomó un cúter de su regazo y cortó discretamente un mapa de Alsacia de las páginas 375 y 376.

Schild no se había dado cuenta de que los escritorios de dos bibliotecarios, que normalmente se encargan de localizar los libros para los lectores, estaban elevados un metro por encima del suelo, lo que les permitía ver claramente sus movimientos. Se acercaron a Schild y le preguntaron qué estaba haciendo.

“Valía la pena intentarlo”, les dijo Schild. Dejó el carné de la biblioteca sobre la mesa y salió a toda prisa del edificio, llevándose el mapa.

Atónitos, los bibliotecarios acudieron al director de la Biblioteca Municipal, Gunther Franz. Franz, un bigotudo especialista en la historia del libro, reunió a dos testigos de la sala de lectura y presentó una denuncia policial. También envió un correo electrónico a las bibliotecas alemanas con una advertencia. Schild se había presentado como historiador, escribió Franz, y era de estatura media, con una complexión fornida, pelo rubio despeinado y joyas prominentes.

En la Biblioteca Universitaria de Múnich, Sven Kuttner, jefe del departamento de libros antiguos, también recibió el correo electrónico de Gunther Franz. En 2005, Schild había pasado meses en la biblioteca, afirmando ser un erudito que trabajaba en una bibliografía de mapas históricos de 1500 y posteriores. A casi 50 libros que Schild había examinado les faltaban páginas. Kuttner recuerda los grandes anillos de Schild, que ahora cree que tenían bordes afilados o se utilizaban para ocultar un pequeño cuchillo. “Siempre tuvoo contacto visual”, dice Kuttner. “En aquel entonces no le dimos mucha importancia”. Kuttner presentó una denuncia policial y prohibió a Schild la entrada a la biblioteca. También compró una balanza con una precisión de una centésima de gramo. Ahora la biblioteca pesa los libros raros inmediatamente antes y después de su uso.

En su correo electrónico, Franz bautizó a Schild como Büchermarder, o ” la marta de los libros”. Las martas son mamíferos carnívoros que suelen robar los huevos de las aves y son notoriamente difíciles de eliminar. El apodo se le quedó.

A casi 300 millas de distancia, en una biblioteca de Oldenburg, una pequeña ciudad cercana al Mar del Norte, Klaus-Peter Müller leyó el correo electrónico de Franz. Su rostro palideció. Conocía a Norbert Schild.

La llamada marta de los libros había sido un visitante habitual de la Biblioteca Regional de Oldenburg, donde se había presentado como estudiante de doctorado centrado en la literatura histórica de viajes y los atlas. Müller recuerda haber hablado con Schild sobre su investigación. “Estaba completamente desprevenido”, dijo

Müller y su colega, una joven y elocuente bibliotecaria llamada Corinna Roeder, buscaron en sus archivos información sobre las visitas de Schild. La mayor parte ya había sido destruida: Oldenburg, como la mayoría de las bibliotecas alemanas, sigue una estricta política de privacidad. Pero tenían una pista. Schild había visitado la biblioteca por última vez en otoño de 2005. Había planeado volver, y los libros que había solicitado habían sido apartados.

Müller y Roeder empezaron a revisar los volúmenes. Dos de ellos, entre los que se encontraba un valioso tomo de geografía española, estaban intactos. El tercero, Atlas van Zeevaert en Koophandel door de geheule Weereldt, de Louis Renard, un atlas marítimo y comercial de 1745, parecía estar bien a primera vista, pero luego lo miraron más de cerca.

Schild había recortado nueve mapas, incluida la representación de Renard de todo el mundo conocido y las intrincadas ilustraciones del sudeste asiático y la Bahía de Hudson. También había recortado el apéndice, que incluía la lista de esos mapas. Por si fuera poco, también había cogido un lápiz y numerado el resto de los mapas en letra diminuta en la esquina superior derecha, a la manera de un archivero profesional. Sólo un lector atento se daría cuenta de lo que faltaba.

Roeder presentó una denuncia ante la policía de Oldenburg. (Más tarde estimó los daños en entre 44.130 y 48.800 dólares.) Por recomendación de un conocido, también buscó en subastas online mapas que pudieran proceder del libro de Renard. Comparó las fotos de las ventas con el colorido, el tamaño, el amarilleo del papel y las arrugas distintivas del atlas de Oldenburg, y envió correos electrónicos a los anticuarios preguntando por la procedencia de los mapas en venta.

Roeder y Müller recorrieron las 300 millas que separan Oldenburg de Gante, Bélgica, con el atlas dañado de Renard en el asiento trasero. Pronto se dieron cuenta de que los mapas de la primera casa de subastas no coincidían. El tamaño y la superficie del papel eran diferentes; el original de Oldenburg que faltaba estaba en mejor estado.

Tras pasar una noche en un hotel, condujeron otros 100 kilómetros hasta Breda (Holanda), donde visitaron Antiquariaat Plantijn, una pequeña y cuidada tienda de antigüedades. Dieter Duncker, el propietario, era considerado y hablaba un excelente alemán. Les mostró a Roeder y Müller los documentos en cuestión. Examinaron las páginas y tomaron medidas. “Los cuatro mapas encajan”, dijp Roeder con una pausa, “perfectamente en nuestro atlas”. El vendedor de mapas antiguos estaba de acuerdo en que sus páginas parecían coincidir perfectamente con los documentos desaparecidos de Oldenburg, y dijo a los bibliotecarios que los retiraría del mercado y cooperaría con una investigación oficial.

Al mes de enviar su correo electrónico a los bibliotecarios alemanes, Franz había reunido una lista de 20 instituciones que creían que Schild había robado páginas de sus libros. En una ocasión, Schild se presentó supuestamente como periodista artístico independiente. Un bibliotecario calcula que, a finales de los años 90, Schild podría haber ganado unos 200.000 marcos alemanes, o más de 100.000 dólares, al año con sus supuestos robos. Algunos bibliotecarios critican a los vendedores de antigüedades por su actitud de no ver nada malo en los documentos históricos. “Si no ven nada sospechoso en el libro, como un sello de la biblioteca, no preguntan su procedencia”, dice Roeder. Aunque las bibliotecas podían demostrar que Schild utilizaba los libros dañados, no podían probar necesariamente que fuera él quien recortara las páginas. En una orden de registro ejecutada en el domicilio de Schild el 22 de noviembre de 2002, se encontraron “herramientas del oficio”, como bibliografías y listas de materiales históricos de las bibliotecas alemanas, pero ningún mapa robado. Los cargos en Tréveris -donde Schild fue sorprendido in fraganti- se retiraron por negligencia, después de que los daños se estimaran en sólo 500 euros. Un portavoz de la fiscalía de Bonn no quiso hacer comentarios.

Sin el apoyo de las fuerzas del orden, los bibliotecarios alemanes se embarcaron en un juego del “gato y la marta” con Schild que duró otros 13 años. En ese periodo, Schild visitó al menos 15 bibliotecas más en todo el país. Veintidós años después de su primera visita, concertó una cita para visitar la Biblioteca Universitaria de Darmstadt. Los bibliotecarios le tendieron una trampa, pero Schild no apareció. Ese mismo día, Schild apareció en cambio en Düsseldorf. Mientras se organizaban las bibliotecas, Schild comenzó supuestamente a utilizar seudónimos y a trabajar con cómplices.

En julio de 2017, Schild, esta vez haciéndose llamar profesor emérito de historia, visitó la biblioteca de la Universidad de Innsbruck, en los Alpes austriacos. Después de que se fuera, una bibliotecaria llamada Claudia Sojer tecleó el nombre de Schild en un boletín de la biblioteca y se encontró con las advertencias. Miró el libro que Schild había estudiado -un volumen de 1627 de Johannes Kepler- y se dio cuenta de que faltaba un mapamundi grabado, valorado en 30.000 euros. (Ella había estado en la habitación con Schild, pero había salido brevemente para ir al baño). Finalmente, los fiscales del distrito natal de Schild, Witten, cerca de Bochum, consiguieron llevarle ante un tribunal acusado de robo.

Schild tenía ahora 65 años y su reputación como ladrón de libros se remontaba a más de 30 años atrás. El juicio tuvo lugar en abril de 2019. El presunto ladrón de libros llevaba un bigote blanco, vestía una americana azul y caminaba con la ayuda de una muleta morada. “Las acusaciones son ridículas”, dijo a los periodistas locales, y afirmó que había estado esperando el juicio. En la sala, Schild bebió un sorbo de Coca-Cola Light y sólo habló para decir que el mapa ya había desaparecido cuando accedió al libro de Kepler. Su abogado argumentó que el documento podría haber sido robado por cualquiera, incluso por un empleado de la biblioteca. Una orden de registro no permitió encontrar nada en la casa de Schild. La jueza del caso de 2019, Barbara Monstadt, condenó a Schild a un año y ocho meses de cárcel sin posibilidad de libertad condicional. Actualmente, Schild está apelando. “Las pruebas son todas circunstanciales”, dijo su abogado tras el veredicto. Schild aún no ha comenzado su condena, y el proceso judicial está actualmente en suspenso debido a su mala salud: Dice que padece diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.