Mujeres que construyeron la NYPL

Meet the badass librarians of the NYPL. Por Mackenzie Dawson. New York Post, 13 de marzo de 2021 | 12:38 pm

Ver noticia

Ya sabíamos que las bibliotecarias eran impulsoras y agitadoras, pero este marzo, en honor al Mes de la Historia de la Mujer, la Biblioteca Pública de Nueva York rendirá homenaje a algunas de las mujeres más notables que ayudaron a dar forma a la institución en lo que es hoy. Todo es parte de una exposición virtual de un mes de duración llamada Foreword: Women Who Built NYPL. Cada lunes, el sitio web de la biblioteca publicará biografías de cinco bibliotecarias que hicieron que las cosas sucedieran. 

Jennie Maas Flexner
Cortesía de NYPL

Jennie Maas Flexner: Flexner fue la fundadora del departamento de Asesoría de Lectores de la Biblioteca (creado en 1924) y una gran defensora de las personas que leen lo que amaban, en lugar de abrirse camino en una lista seca de clásicos oficiales. Su creencia de que si juegas a casamentero, conectando a una persona con el libro correcto, tendrás un lector de por vida, continúa dando forma a las listas de recomendaciones y programación de la NYPL

Augusta Braxton Baker: Baker vio la necesidad de libros diversos y “voces propias” en la literatura infantil antes de que fuera un hashtag. Contratada en 1937 como bibliotecaria infantil, fue ascendida a coordinadora de servicios infantiles en 1961, convirtiéndose en la primera bibliotecaria negra en un puesto administrativo en la NYPL. 

Cortesía de NYPL

Pura Belpré: la primera bibliotecaria puertorriqueña en la NYPL y una defensora apasionada de la comunidad de habla hispana, comenzó horas de cuentos bilingües, se abasteció de libros en español y promovió la programación basada en los días festivos tradicionales. Las sucursales en 115th Street y Aguilar donde trabajaba se convirtieron en puestos de avanzada comunitarios vibrantes para los residentes latinos locales. 

Cortesía de NYPL

Esther K. Johnston: Johnston trabajó casi tres décadas como bibliotecaria en el Lower East Side, involucrando a varios grupos de inmigrantes a través de programas y colecciones de libros. Fue nombrada directora interina de las sucursales de la Biblioteca en 1943, y su predecesor fue llamado a luchar en la Segunda Guerra Mundial. En 1947, recibió el ascenso oficial, convirtiéndose en la primera mujer en ocupar el puesto. Esto fue un gran problema: si bien la mayoría de las bibliotecarias eran mujeres, se las había mantenido fuera de los puestos gerenciales. Cuando presentó su informe mensual al Comité de Circulación de la NYPL, se vio obligada a usar el ascensor de servicio en el club privado solo para hombres donde se conocieron.