¿Son las “revistas falsas” o las empresas ricas los verdaderos depredadores?

Are ‘fake journals’ or wealthy corporations the true predators?
By Dr Zainuddin Abd Manan
New Straits Time, February 26, 2021 @ 12:01am

Ver completo

Los expertos del mundo académico aún no han llegado a un consenso sobre lo que constituye una “revista depredadora”, incluso después de 10 años desde que se acuñó el término en 2010.

No es de extrañar, ya que existen casi 100 listas diferentes para diferenciar las revistas de buena fe de las falsas y muchas de las listas suelen tener criterios contradictorios.

Existen incluso marcadas diferencias de opinión sobre el uso del término “depredador” para referirse a las revistas sin escrúpulos que comprometen la calidad y la integridad de las publicaciones para obtener beneficios y lucro personal.

Por lo tanto, prefiero utilizar el término “revistas falsas” para referirme a lo que se considera unánimemente en el mundo académico como una amenaza para la proliferación responsable y saludable de la erudición académica y de investigación.

Burgess-Jackson K (BJK), en su artículo académico de 2020 “Why I Publish in Predatory Journals – and Why You Should, Too” (Por qué publico en revistas depredadoras y por qué usted también debería hacerlo), argumentó que los “verdaderos depredadores (explotadores, opresores y saqueadores)” encajan mejor con las ricas corporaciones editoriales multinacionales “que tratan a los investigadores y autores como trabajadores esclavos”.

La crítica de BJK es especialmente mordaz para mí, que como académico que pasó décadas de mi carrera renunciando a la propiedad de mis bienes intelectuales (PI) al transferir los derechos de autor de forma gratuita a las llamadas “revistas de renombre”, propiedad de corporaciones ricas que se hicieron asquerosamente ricas vendiendo los PI míos y de otros a las bibliotecas.

La afirmación de BJK de que las empresas editoriales ricas son explotadoras despiadadas de autores e investigadores es, sin embargo, un secreto a voces.

Las mejores universidades, como la Universidad Tecnológica de Nanyang, en Singapur, Harvard, la Universidad de California y muchas otras en Estados Unidos y otros países, llevan tiempo animando a sus comunidades a optar por el acceso abierto (y no por la falsificación, obviamente) para que sus investigaciones estén disponibles de forma gratuita y, al mismo tiempo, conserven sus derechos de propiedad intelectual y eviten la explotación por parte de las denominadas editoriales “reputadas” que “mantienen los artículos de los autores tras barreras de pago”.

A la luz de las dudas razonables sobre lo que constituyen las revistas y los editores depredadores, uno puede imaginarse lo divertido que puede ser el mundo ante las hiperreacciones de algunos sectores a un artículo sobre la supuesta infiltración de “revistas depredadoras” en Scopus, una base de datos de resúmenes y citas lanzada en 2004.

Dicho artículo es obra de dos investigadores checos que se basaron en la lista de Jeffrey Beall. Beall, un bibliotecario estadounidense, compiló su lista de revistas depredadoras basándose en criterios que, según se dice, carecen de transparencia y que solo conoce el propio Beall.

Bajo la amenaza de ser demandado, Beall eliminó la lista en 2017, presumiblemente por algunos problemas de credibilidad.

Los hechos mencionados no detuvieron la histeria entre los desmemoriados hasta el punto de copiar y pegar categóricamente y a ciegas el término “depredador” y los párrafos del artículo de los investigadores checos para manchar la comunidad académica, los rankings universitarios mundiales y el ejercicio de promoción académica con su misma brocha ancha y sucia.

El autor es vicerrector interino de Asuntos Académicos e Internacionales de la Universiti Teknologi Malaysia. También es profesor de la Facultad de Ingeniería de la UTM