World Librarians: buscando reducir la brecha digital con los países en desarrollo

IMG_0723

World Librarians Website

World Librarians (Bibliotecarios del Mundo) es un sistema sociotécnico que se esfuerza por resolver el problema de acceso a la información que tienen muchas escuelas y bibliotecas remotas fuera de línea en contextos menos desarrollados.

Más de 4.000 millones de personas no tienen acceso a Internet. Numerosas organizaciones destacan el papel de Internet en el suministro de información que puede mejorar el desarrollo y la capacidad empresarial en una economía. Sin embargo, los gobiernos se enfrentan a costos elevados y a la falta de infraestructura cuando intentan proporcionar acceso a Internet a sus residentes. World Librarians de UMass, intenta reducir la “brecha digital” al conectar a los estudiantes y educadores de África con recursos educativos a los que de otro modo no tendrían la tecnología para acceder.

Un aspecto central del programa de WL es la conciencia de las relaciones entre el Norte y el Sur del mundo en torno a la disponibilidad de información, y su intento de proporcionar un sistema en el que las personas que carecen de acceso puedan acceder a la información que ellas mismas desean. En otras palabras, WL facilita el acceso a la información digital prestando servicios de búsqueda en la biblioteca a los clientes o solicitantes en las escuelas y bibliotecas no conectadas.

Para ello la organización trabaja con escuelas y bibliotecas de varios países, proporcionándoles servidores portátiles y herramientas de puntos de acceso Wi-Fi (llamados dispositivos Remote Area Community Hotspot for Education and Learning, RACHEL) cargados de recursos educativos de acceso abierto que pueden ser utilizados por estudiantes y profesores en laboratorios de computación alimentados por energía solar. Además, los maestros y los bibliotecarios pueden solicitar información específica enviando un mensaje a World Librarians a través de Twitter. Los “buscadores” de estudiantes de UMass encuentran los recursos solicitados y los publican en una unidad de Google; desde allí, un miembro del equipo local guarda los recursos en una unidad flash y los entrega a la escuela o a la biblioteca.

El proyecto fue fundado en 2016 por Charlie Schweik de SPP y el departamento de conservación ambiental; un grupo de estudiantes de UMass, entre ellos Pamela Eisner, clase de SPP de 2019; el bibliotecario de UMass Jeremy Smith; y Carl Meyer, cofundador de ShiftIT, una organización educativa de Malawi, donde se lanzó por primera vez Bibliotecarios del Mundo. Hoy en día, unas 25 escuelas y bibliotecas de Malawi participan en el proyecto, que se está ampliando a Ghana y Kenya.