La respuesta de las bibliotecas a la crisis del COVID-19

 

ap_20062455664741-1536x1045_571_855

The Post-pandemic Future of Libraries. Deborah Fallows. The Atlantic. 6:00 AM / May 12, 2020

Ver original

 

“[Con la crisis del COVID-19″] Las bibliotecas estamos trabajando rápidamente para convertirnos en la “plaza de la ciudad virtual”, un lugar de información y conexión ciudadana. Nunca he estado más orgullosa de ser bibliotecaria”

Erica Grossman bibliotecas Anythink en Colorado,

 

Siempre las bibliotecas públicas han apretado filas respondiendo como “segundos lugares”, dando un paso adelante en favor de sus comunidades en tiempos de desastres naturales o provocados por el hombre, como huracanes, inundaciones, tiroteos, incendios y tiempos críticos crisis en las vidas de las personas. Durante todos estos acontecimientos, las bibliotecas han permanecido abiertas, sustituyendo a los niños cuando sus escuelas cerraban; ofreciendo sesiones terapéuticas o conversación después de las pérdidas de vidas; trayendo enfermeras o trabajadores sociales cuando los servicios no estaban disponibles para la gente; y contratando asistentes sociales para las personas sin hogar, a quienes ofrecen refugio y seguridad durante el día. En el momento actual a pesar del cierre de sus locales las bibliotecas se están orientando rápidamente hacia nuevas formas de ofrecer servicios al público, que es el núcleo de su misión. 

 

Incluso antes de que los bibliotecarios cerraran sus puertas contra la pandemia, empezaron a moverse rápidamente para mantener su trabajo en marcha. Comenzaron a cambiar la programación habitual a formatos en línea; distribuyendo reservas de tecnología móvil a los digitalmente necesitados; fortaleciendo las asociaciones con escuelas y sitios de donación de alimentos; activando su tecnología de fabricación para producir EPP; y ayudando a preparar a la población sin hogar con alternativas de refugio; y más.

Las ideas siguen adelante. Estas son algunas de las cosas que las bibliotecas están haciendo la crisis del COVID-19: La biblioteca pública de Alexandria, Virginia, ofrece servicios de recogida de libros en la acera para su comunidad. La biblioteca del condado de Hillsborough, en Florida, abrió un servicio de recogida para solicitudes de reempleo. La gente rellena las solicitudes  y  las enviar por correo. En Arlington, Virginia, la biblioteca pública ya ha publicado varios números en línea de Quaranzine, con una colección comunitaria de obras de arte, poesía, fotos e historias sobre la vida durante la pandemia. La Biblioteca Pública de Hartford en Connecticut ha trasladado sus servicios para inmigrantes a la red, incluyendo la provisión de ayuda legal para completar las solicitudes de ciudadanía y prepararse para las entrevistas de ciudadanía.

Además, las bibliotecas siempre han sido fuentes de información confiables. Muchas están revisando sus sitios web y ampliando sus medios sociales con múltiples fines: atraer a más usuarios y difundir el mensaje de sus diversos fondos disponibles en formato digital; publicar información oportuna, precisa y curada; y ofrecer información actualizada de servicio público sobre esfuerzos y cuestiones locales como servicios municipales, asesorías públicas, directivas y solicitudes de salud, cuestiones fiscales y de desempleo y, por supuesto, recursos de COVID-19. La Biblioteca Pública de Birmingham en Alabama tiene una lista de enlaces valiosos, incluyendo uno que muestra exactamente dónde hacerse la prueba del COVID-19 e incluye detalles de horarios, ubicación y necesidad de citas con anticipación.

Manteniendo a las personas productivas, seguras, sanas, informadas y conectadas entre sí: Muchas bibliotecas han aumentado su presencia en línea. Hay listas y listados de recursos para actividades infantiles; planes para mejorar las habilidades laborales de los adultos y para hacer frente a la pérdida del empleo; ideas de pasatiempos; listas de lectura; formas de dormir mejor, meditar y mantenerse en calma; formas de hacer ejercicio; e ideas para la interacción social virtual.

Mirando hacia el presente y el futuro: El teléfono de la vieja escuela ha vuelto. Dándose cuenta de que muchos ancianos que utilizaban los servicios presenciales en las bibliotecas no se sienten cómodos moviéndose en línea, las Bibliotecas Anythink, un distrito de siete bibliotecas en el Condado de Adams, Colorado, han dedicado sus horas del mediodía a atender un centro de llamadas telefónicas. Los usuarios pueden llamar para “sólo saludar” o hablar de lo que tienen en mente. El mensaje que la biblioteca quiere transmitir incluso durante la pandemia, según la directora Pam Smith: “Estamos cerca de ti”.

Muchos sistemas escolares y las bibliotecas que trabajan con ellos han identificado las lagunas en la forma en que las escuelas imparten su educación a distancia a sus estudiantes. Muchas familias carecen del equipos, acceso a Internet o no tienes habilidades con la tecnología para ayudar a sus hijos a hacer sus tareas escolares. De este modo la biblioteca pública de Seattle, ha empezado a prestar equipos a los estudiantes, ofrecer más conectividad a través de puntos de conexión Wi-Fi y más ayuda tecnológica para guiar a las personas en sus hogares.

Las Bibliotecas Anythink ofrecen ayuda técnica en línea, lecturas de poesía, servicios de impresión y correo, y clases de cocina. Las bibliotecas del condado de Deschutes en Bend, Oregón, que son maestros colaboradores, trabajan con docenas de organizaciones de toda la ciudad para incrementar las capacidades de trabajo de cada uno, desde la redacción del currículum vitae hasta el asesoramiento fiscal y el asesoramiento para pequeñas empresas.

En Erie, varios miembros del personal han sido reasignados al Departamento de Salud del condado como parte del equipo de respuesta de COVID-19 para las comunicaciones públicas, la investigación en salud pública y la equidad en salud. En Colorado, los bibliotecarios empresariales de Poudre River han estado ayudando a la Oficina Estatal de Desarrollo Económico y Comercio Internacional a responder a las llamadas de los propietarios de pequeñas empresas sobre una gran cantidad de temas relacionados con la pandemia.

Con las escuelas ahora cerradas, algunas bibliotecas se han convertido en lugares de paso o de recogida de comidas para llevar. Esto sucede en el condado de San Luis, por ejemplo, que colabora con Operation Food Search, una organización sin fines de lucro que distribuye comidas gratuitas para llevar en nueve de sus bibliotecas. En Ohio, la Biblioteca Pública de Cincinnati y el Condado de Hamilton, junto con el ministerio de alimentos de la Iglesia Metodista Unida están ofreciendo comidas preparadas a todos los niños menores de 18 años. En Ohio, el sistema de bibliotecas públicas del condado de Toledo Lucas ha ofrecido sus vehículos a los que entregan alimentos.

En Maryland, el Sistema de Bibliotecas del Condado de Prince George ha enviado dos de sus impresoras 3-D a casa de  un empleado para imprimir escudos protectores y máscaras para los trabajadores de la salud. La biblioteca está donando mano de obra y materiales para este esfuerzo, y como otras organizaciones en todo el estado, está trabajando con Open Works, la mayor comunidad de makerspaces de Baltimore, para asegurarse de que todos cumplan con las especificaciones para la producción de los escudos protectores.

Aumentar lo virtual: A pesar de todo lo horrible que tiene, la pandemia presenta una oportunidad, impulsada por la crisis, para que las bibliotecas amplíen sus capacidades en línea más lejos y más rápido que nunca.

De cara a la reapertura, el consejo ejecutivo del Urban Libraries Council anunció que está lanzando grupos de trabajo de sus miembros para abordar las crisis relacionadas con la pandemia, y entre ellos hay uno que mira hacia adelante y redefine el papel de la biblioteca con el público, las escuelas, las empresas y el gobierno.

Pam Smith-directora de Anythink Libraries-lo resumió, y apuesto a que habla por muchos: “Nunca he estado más orgullosa de ser bibliotecaria”.