La Library of Congress comparte una demostración en vivo de “Citizen DJ”, una aplicación online de mezcla de música de código abierto.

 

citizen_dj

 

Make music using the free-to-use audio and video materials from the Library of Congress

 Citizen DJ

LC Labs

Acceso sonidos

 

La Library of Congress celebra hoy su 220º aniversario con un regalo para los músicos y los amantes de la música de todo el mundo: la oportunidad de pinchar con Citizen DJ, un proyecto innovador que inspira la creación de música hip-hop desde casa y abre nuevas puertas a las amplias colecciones de audio de la Biblioteca.

 

Citizen DJ es una aplicación de navegador web de código abierto creada por Brian FooBrian Foo para la Library of Congres 2020,, en colaboración con LC Labs. Utilizando algunas de las colecciones de audio e imágenes de libre uso de la Biblioteca, Citizen DJ que permite a los usuarios seleccionar muestras cortas para crear sus propios ritmos y mezclas de sonido. Al utilizar esta herramienta, músicos, estudiantes, investigadores y ciudadanos curiosos pueden descubrir elementos de las vastas colecciones de la Biblioteca que probablemente nunca hubieran sabido que existían.

 

 

maxresdefault

 

“Mi objetivo es desarrollar una forma sencilla de descubrir y utilizar material de audio y vídeo de dominio público para la creación musical, de modo que generaciones de artistas y productores puedan utilizarlo para maximizar su creatividad, inventar nuevos sonidos y conectar a los oyentes con materiales, culturas e historia sónica que de otro modo podrían pasar desapercibidos”. De eso se trata Citizen DJ: una herramienta fácil de usar que permite a los creadores de música y a sus audiencias descubrir los increíbles tesoros de la Biblioteca del Congreso”, dijo Foo. “Me emociona decir que hemos construido una herramienta que aspira a cumplir estos objetivos. Ahora necesitamos la ayuda de todos para asegurarnos de que así sea”.

Las colecciones de sonido disponibles en Citizen DJ fueron especialmente curadas por el personal de la biblioteca, y todas ellas son de libre uso sin necesidad de un permiso especial para crear canciones con fines personales o comerciales. Si bien algunos de los sonidos tienen más de 100 años de antigüedad y otros provienen del último decenio, todos ellos son únicos, convincentes y en muchos casos tienen una profunda relevancia histórica y cultural. Los sonidos proceden de actuaciones musicales, producciones teatrales, entrevistas, discursos, historias orales, grabaciones de sonido ambiental y muchos otros fondos de las colecciones de la biblioteca. Foo sigue trabajando con el personal para ver qué otras colecciones se pueden añadir antes de su lanzamiento en verano.