Un grupo de voluntarios producen válvulas impresas en 3D para tratamientos de coronavirus que salvan vidas

 

920E1AA1-8F77-4637-8AD3-E4334DE9CBA0

 

Hace unos días, el personal de un hospital en Italia se dio cuenta de que se estaban quedando sin válvulas para los ventiladores que necesitaban las personas más gravemente afectadas por COVID-19. El proveedor no pudo proporcionarlos a corto plazo, ya que la propia empresa se enfrentaba a una escasez causada por el brote.

El hospital, ubicado a las afueras de Chiari en Lombardía, envió una llamada de socorro a través del periódico Giornale di Brescia, que llamó la atención del físico Massimo Temporelli, fundador de FabLab, una empresa italiana que se especializa en soluciones de fabricación innovadoras. Sin embargo, las restricciones al movimiento impuestas en Italia impidieron que el propio Temporelli, con sede en Milán, manejara el asunto. Después de buscar, el físico se conectó con la startup Isinnova, con sede en Brescia, cerca de Chiari, donde se encuentra el hospital, y tiene una impresora 3D.

En menos de 6 horas, una fablab local logró llegar al hospital para fabricar las válvulas mediante impresión 3D. Ahora están en uso en 10 pacientes. El coste de fabricación de las válvulas fue de menos de 1€ La Ministra de Innovación Tecnológica de Italia, Paola Pisano, reconoció el logro y felicitó a los involucrados.

Una vez que se determine que las válvulas cumplen con todos los estándares necesarios para su aprobación, el equipo espera producirlas para todos los hospitales que las necesiten.