¿Es el momento de rediseñar y reorganizar las bibliotecas públicas y hacer Makerspaces?

 

techshop

 

Las bibliotecas se diseñaron originalmente para servir a la comunidad local, al proporcionar algo a lo que las personas de otra manera no tendrían acceso y que no podrían permitirse tener por sí mismas. En esta época, lo que una comunidad necesitaba, pero a lo que no tiene acceso, no es información, ni libros y revistas, sino herramientas de fabricación y creación de prototipos de escritorio y la capacitación necesaria sobre cómo usarlos.

 

En 2009, Make: publicó un artículo del entonces colaborador de la revista MAKE, Phillip Torrone, titulado “¿Es hora de reconstruir y reorganizar bibliotecas públicas y hacer ‘TechShops’?“. El artículo comenzaba así:

“Para mí, las bibliotecas públicas, la disponibilidad de educación gratuita para todos, representan el compromiso colectivo de una comunidad con su futuro. Simbolizan lo más importante, un compromiso con la educación de la próxima generación. El papel de una biblioteca pública también debe adaptarse con el tiempo, y ese tiempo finalmente está aquí. Es hora de planificar cómo vamos a construir el futuro y qué lugar tienen, deberían tener o no tendrán las bibliotecas públicas. El objetivo de este artículo es hacer que todos hablen sobre uno de nuestros grandes recursos, la biblioteca pública y su futuro.

Si estás leyendo esto, es probable que no lo estés leyendo en una biblioteca pública. Los ordenadores son baratos y el acceso a internet es bastante bueno para la mayoría de las personas. La mayoría de las personas no reciben sus noticias en línea desde terminales en la biblioteca pública. Hubo un tiempo en que la biblioteca era “la Internet viva”: íbamos allí para buscar algo difícil de encontrar, para investigar, ahora todo está a nuestro alcance a través de los motores de búsqueda, Wikipedia y la web.

Entonces, ¿dónde deja esto a las bibliotecas?. Hay muchas razones, pero creo que la mayoría de la gente estará de acuerdo en que las colecciones gigantes de libros en edificios gigantes ya no tienen tanto sentido. No comercialmente, y probablemente no públicamente, como en un entorno de biblioteca. Tal vez las bibliotecas tendrán más a libros electrónicos, colecciones de DVD y otros medios. Pero, de nuevo, generalmente es muchos accederemos a esta información en línea desde nuestros hogares.

Analicemos cuál sería el futuro  de las bibliotecas públicas y cómo podríamos transformarlas colectivamente en “fábricas”, no en fábricas que fabrican cosas, sino en fábricas que ayudan a las personas que quieren aprender y hacer cosas. ¿Las bibliotecas desaparecerán? ¿Se convertirán en hackerspaces, TechShops, bibliotecas de préstamo de herramientas y Fab Labs, o estos espacios nuevos, casi públicos, están posibilitando un nuevo papel para las bibliotecas? Para muchos de nosotros, los libros mismos son herramientas. En el sentido de que los libros son herramientas de conocimiento, la biblioteca es un depósito de herramientas, entonces ¿agregaremos “herramientas reales” para el siglo XXI? ¿Qué pasaría si convirtiéramos solo el 1% o incluso el 10% de las 9,000 bibliotecas públicas en los EE. UU. A TechShops? ¿Cómo podemos hacer que los niños tengan acceso a cortadoras láser, CAD, impresoras 3D y herramientas para diseñar y construir? ¿Cómo podemos capacitarnos para los trabajos y habilidades necesarias en el siglo XXI? ¿Cómo podemos despertar la creatividad y la imaginación de los niños? ¿Cómo podemos hacer que nuestro país sea competitivo a nivel industrial?

Creo que muchas de estas cosas podrían lograrse mediante la reorganización de uno de nuestros mayores recursos, la biblioteca pública. Bibliotecas y bibliotecarios están infrautilizados. Tienen el espacio, habilidades, tienen conexiones, están en excelentes ubicaciones, ¿por qué no evolucionar?

Las bibliotecas se diseñaron originalmente para servir a la comunidad local al proporcionar algo a lo que las personas de otra manera no tendrían acceso y que no podrían permitirse acumular por sí misma

Ciertamente no sé cómo será la biblioteca pública dentro de 10 años o 20 años, pero creo que las conversaciones que todos tenemos aquí pueden ayudar a dar forma a algunas ideas. Publicar en los comentarios: ¿qué crees que debería ser la biblioteca pública en el siglo XXI?”

En su día los argumentos de Phillip Torrone se vieron como algo extraño y exagerado. El artículo era de 2009. Hoy en día, hay cientos de espacios de creación de bibliotecas, y cada día más abren sus puertas. Y son muchas más las bibliotecas que se están planteando la creación de un espacio de fabricantes. (Makerspaces).

En el año 2015 más de 135 millones de fabricantes adultos hicieron uso de estos espacios, la cifra es más de la mitad de la población adulta de Estados Unidos. Incluso, la Casa Blanca celebró su propia “Maker Faire” inaugural en 2014, inspirando al presidente Obama a declarar una Semana Nacional de Fabricación oficial al año siguiente. Todos los signos parecen indicar que el movimiento de fabricantes ha venido para quedarse en las bibliotecas como los lugares públicos más democráticos de cualquier país.