Las bibliotecas y los archivos están escaneando y subiendo a la red libros que están en el dominio público gracias a una laguna en los derechos de autor

 

 

1568125356491-gettyimages-576722836

 

Karl Bode. Libraries and Archivists Are Scanning and Uploading Books That Are Secretly in the Public Domain. MotherBoard, 2020

Texto completo

 

Millones de libros están secretamente en el dominio público gracias a una laguna en la ley de derechos de autor, un nuevo proyecto busca ponerlos en el Internet Archive. Un secreto de la industria editorial es que la mayoría de los libros americanos publicados antes de 1964 nunca renovaron sus derechos de autor, lo que significa que son de dominio público hoy en día. Basándose en ella bibliotecas y los archiveros están escaneando y subiendo libros publicados entre 1923 y 1964.

 

En su momento actual, todos los libros publicados en los Estados Unidos antes de 1924 son de dominio público, lo que significa que son de propiedad pública y pueden ser utilizados y copiados libremente. Los libros publicados en 1964 y después siguen estando bajo derecho de autor, y por ley lo estarán durante 95 años a partir de su fecha de publicación. Pero una laguna en el derecho de autor significa que hasta el 75 por ciento de los libros publicados entre 1923 y 1964 son de dominio público en secreto, lo que significa que son libres de leer y copiar. El problema es determinar qué libros son, debido a los arcaicos sistemas de registro de derechos de autor y a la enrevesada y cambiante ley de derechos de autor.

Por ello, una coalición de bibliotecas, voluntarios y archiveros han estado trabajando horas extras para identificar qué títulos son de dominio público, digitalizarlos y luego subirlos a Internet. La Biblioteca Pública de Nueva York encabeza el esfuerzo por identificar los títulos apropiados, digitalizarlos y subirlos a Internet Archive. Utilizando Python para automatizar partes del proceso, los organizadores y voluntarios se esfuerzan por hacer este trabajo a escala, incluyendo la verificación de que los derechos de autor no fueron renovados. Los voluntarios del Proyecto Gutenberg y otras organizaciones “tienen la tarea de localizar una copia del libro en cuestión, escanearlo, revisarlo y luego sacar ediciones en HTML y texto plano”.