La Library of Congress desestimó poner una foto mural de la manifestación de mujeres para no ofender a Trump

 

marcha-washington

 

La Biblioteca del Congreso censuró una fotografía tamaño mural de las manifestantes en la Marcha de las Mujeres de 2017 en Washington D.C. por la preocupación de que pudiera parecer crítica con el Presidente Donald Trump, informó  The Washington Post.

 

Según un informe aparecido en estos días, la Biblioteca del Congreso desestimó exhibir una fotografía mural de las manifestantes en la Marcha de las Mujeres de 2017 en Washington debido a preocupaciones de que se percibiría como crítica al presidente Trump, según los correos electrónicos obtenidos por The Washington Post.

La fotografía de Kevin Carroll, -imagen de arriba- muestra a decenas de miles de manifestantes llenando Pennsylvania Avenue NW en la Marcha de las Mujeres el 21 de enero de 2017. En cambio, la exposición que se inauguró el 4 de junio se sustituyó esta fotografía por una imagen de ocho personas que participaban en una marcha de mujeres en Houston.

Representantes de grupos de derechos de las mujeres han expresado su enojo porque estas acciones estaban dirigidas a la exposición sobre la historia del sufragio de las mujeres en Estados Unidos “Shall Not Be Denied: Women Fight for the Vote”, que conmemoraba el centenario del derecho al voto de las mujeres. La exposición se celebró el día después de la toma de posesión de Trump y la Marcha de las Mujeres era considerada en parte una protesta por su elección.

La decisión de la biblioteca es el segundo caso conocido de una institución del gobierno federal que actúa a propósito para evitar que se muestren al público imágenes  críticas con Trump. En 2017 National Archives cometió un error cuando difuminó los signos anti-Trump en otra fotografía miural, también de la Marcha de las Mujeres 2017, que exhibió en la entrada de su exposición sobre la historia del sufragio femenino en los Estados Unidos. Desde entonces, los Archivos han eliminado la imagen alterada y la han sustituido por una versión más pequeña de la original. En una respuesta por correo electrónico a las preguntas sobre por qué se hizo el cambio en la exposición de la Biblioteca del Congreso, la portavoz April Slayton dijo que “Cuando la imagen se amplió para llenar parte de una pared y llegó al lugar sólo unos días antes de la inauguración de la exposición, quedó claro que parte del lenguaje de los letreros incluía términos vulgares que no eran apropiados para una exposición familiar”. y añadió que el lenguaje vulgar era visible y no apropiado para los niños.