40 aniversario de los servicios de prestamo interbibliotecario… ¿cuál es el futuro?

2019-03-28_-rsc

After 40 years of resource sharing … what’s next?

Cathy King Cathy King

OCLC 01 April 2019

Texto original

En estos dias se cumple el 40º aniversario de primer intercambio de recursos de OCLC. Así es, hace 40 años, el 1 de abril de 1979, se realizó el primer préstamo interbibliotecario a través de los sistemas de OCLC. Ese año, OCLC procesó 565,680 transacciones de préstamos entre bibliotecas. En el año 2018, se procesaron casi 7 millones.

Comparado con lo que tenemos ahora el trabajo de PI de hace 40 años suena como si fuera una aventura. Historias de direcorios telefónicos, notas post-it y retrasos de semanas y meses. Ahora, una aventura a menudo hace una buena historia en retrospectiva, pero no es algo que esperamos un lunes por la mañana.

¿Quién podría predecir, en 1979, los cambios masivos que llegarán a nuestras vidas? Estábamos a décadas de distancia de la web, por no hablar de teléfonos inteligentes, aplicaciones, Google, Amazon, Facebook, Twitter y todos nuestros otros servicios de información que ahora son cotidianos.

Pero, ¿todo ello es realmente diferente hoy? Estamos preparados, en todo el entorno de servicios de información, para avanzar aún más en áreas de automatización, inteligencia artificial y servicios en red.

El futuro de los servicios bibliotecarios, hoy.

Actualmente, ya estamos viendo a grandes rasgos estos cambios, y se tuvo la oportunidad de revisar algunos de ellos en la Conferencia de intercambio de recursos del mes pasado en Jacksonville, Florida. Más de 325 colegas se reunieron a para hablar sobre sus desafíos y éxitos. Fue una gran agenda, llena de información y sabiduría de muchos de los miembros de nuestras bibliotecas. Pronto tendremos un enlace para el contenido de la conferencia que puede revisar.

Uno de los temas principales que me llamó la atención en la conferencia fue que el futuro de los servicios de biblioteca ya está, esencialmente, aquí. Simplemente no siempre en nuestra profesión. Podemos ver una amplia gama de otros servicios comerciales con fines de lucro y ver herramientas y características para adoptar y adaptar a nuestro trabajo.

De alguna manera, esto es muy positivo para las bibliotecas. Nos permite obtener una vista previa de otras actividades relacionadas saber cómo adaptarlas para utilizarlas en la biblioteca. Dado que muchas de estas aplicaciones están basadas en datos e información, podemos ver una correlación directa con el trabajo que hacemos.

Pero eso también significa que nuestros usuarios esperan que cumplamos y superemos los tipos de servicios que esperan de las tiendas en línea, los servicios de entrega, los proveedores de contenido … incluso los juegos.

¿Cómo podemos igualar esas expectativas?

La biblioteca bajo demanda

Satisfacer las necesidades de los usuarios hoy y mañana requerirá que nos comprometamos a proporcionar “la biblioteca bajo demanda”.

Todos sabemos que la búsqueda de información es solo una de las muchas actividades realizadas en entornos amigables para el usuario. Para tener éxito, la biblioteca bajo demanda nos posicionará cuatro acciones para competir:

  1. Descubrimiento intuitivo que anticipa y entiende el contexto.
  2. Cumplimiento inteligente a través de sistemas que hacen el trabajo pesado para usuarios y bibliotecarios.
  3. Una cuenta personal, única para todas las actividades de la biblioteca.
  4. Acceso a un inventario universal de contenido masivo y de alto valor.

Esta es una estrategia de “el usuario primero”. Tomará nuevas formas de pensar sobre el trabajo que hacemos en la biblioteca. Requerirá eliminar ciertas funciones. Y tendremos que trabajar en los departamentos de bibliotecas, instituciones y procesos de proveedores.

Podemos hacelo. Pero tenemos que trabajar juntos. Esta no es una tarea que cualquier organización (o cualquier cooperativa) pueda asumir sola. Sin embargo, creo que OCLC está especialmente calificado para impulsar el concepto de la biblioteca bajo demanda, ya que posee:

  • La colección más grande y completa de metadatos de bibliotecas.
  • una red mundial de miles de bibliotecas que comparten datos, recursos y conocimientos técnicos
  • muchas asociaciones con proveedores de contenido, proveedores de servicios de biblioteca y servicios al consumidor
  • liderazgo en productos e investigación, incluido el trabajo sobre estándares y con organizaciones sobre normalización.

También es importante que OCLC sea una organización sin fines de lucro neutral y “independiente del servicio”. En términos de visibilidad y acceso al contenido, esa ofre un poderoso impulso que podemos usar en nombre de nuestros miembros.

Hay mucho trabajo por hacer que se basará en las grandes cosas que las bibliotecas ya están haciendo para brindar un servicio excepcional. Tres áreas principales de enfoque son importes en este momento:

  • Experiencia del usuario: abordar las deficiencias funcionales a través de la investigación, las pruebas de usabilidad, las mejores prácticas de la industria minorista y los comentarios de los miembros
  • Velocidad y previsibilidad: identificando materiales que se pueden entregar rápidamente, con el mayor acceso automático y con el menor número de intermediarios que sea posible
  • Interoperabilidad: integración de la flexibilidad en los productos para que puedan trabajar fácilmente con otros servicios, transfiriendo datos, solicitudes y materiales sin problemas

Para hacer todo esto, tendremos que asociarnos con otros proveedores y la comunidad de bibliotecas, como siempre lo hemos hecho. La mayor fortaleza es la diversidad de experiencias, la creatividad y el conocimiento que nuestros miembros nos brindan todos los días.

¿El logro? La biblioteca bajo demanda: servicios que mueven a los usuarios de forma natural desde su punto de necesidad hasta la llegada del recurso perfecto.