La lectura prolongada en smartphone aumenta el 90% de síntomas visuales

 

Young Cell Phone Addict Man Awake At Night In Bed Using Smartpho

Antona B, Barrio A, Gasco A, Pinar A, Puell M, González M. “Symptoms associated with reading from a smartphone in conditions of light and dark”. Applied Ergonomics 2018; 68: 12-17. DOI: 10.1016/j.apergo.2017.10.014

Texto completo en español

Cada vez es más habitual la estampa nocturna de leer en el móvil o en la tablet, comprobar los últimos mensajes o echar un vistazo a las redes sociales antes de dormir. Una investigación de la Universidad Complutense demuestra que dedicar un tiempo prolongado a esta práctica aumenta nueve de diez síntomas visuales y oculares más frecuentes, como visión borrosa, irritación y sequedad ocular.

Leer más de veinte minutos en un smartphone en lugar de hacerlo en papel empeora nueve de diez síntomas oculares y visuales analizados en una investigación realizada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM), entre ellos visión borrosa, fatiga visual y ojos secos o irritados.

El estudio, publicado en Applied Ergonomics, es el primero que analiza los efectos para la salud ocular que tiene la lectura prolongada en estos dispositivos electrónicos en comparación con el papel y si el nivel de estos síntomas cambia si se lee a oscuras.

Según Antona, el reducido tamaño de la pantalla y de la letra en un móvil “propicia que los usuarios sujeten el móvil a una distancia de lectura menor y esto da lugar a un incremento de las demandas de acomodación y vergencias sobre el sistema visual para lograr enfocar correctamente el texto”.

Para llevar a cabo el estudio, se realizaron dos experimentos en 54 participantes con buena salud visual. En el primero, se comparaban los síntomas visuales que aparecían tras la lectura durante veinte minutos de un texto en papel con los que aparecían tras la lectura de un texto de iguales características a través de un smartphone.

En el segundo, se comparaban los síntomas tras la lectura en este tipo de dispositivos con iluminación ambiente y a oscuras, sin posibilidad de modificar el nivel de brillo de la pantalla.

Justo después de cada lectura, la muestra rellenó un cuestionario para evaluar su grado de sintomatología y sus respuestas revelaron el empeoramiento de los síntomas.

Para reducir estos problemas visuales, la investigadora de la UCM recomienda, además de restringir el uso del smartphone, “evitar usarlo totalmente a oscuras y, si no se puede evitar hacerlo, bajar el brillo de la pantalla al mínimo, incluso aunque se tenga que ajustar manualmente”.