Precios de los eBooks

01ebook_g-popup

La industria editorial se encuentra en un momento crítico en cuanto a la posibilidad de ofertar sus productos en formato electrónico y/o papel; uno de los temas que comúnmente se plantea al respecto y que más polémica está levantando, es la relación entre el precio de producción y el precio de mercado de un libro electrónico; tomando en cuenta los datos proporcionados por un artículo aparecido en The New Times titulado Math of Publishing Meets the E-Book, se pone de manifiesto que cinco de los seis principales editores de libros están de acuerdo en que el precio de la mayoría de ediciones digitales de ficción y libros de no ficción estará entre los 12,99 dólares y 14,99 dólares (9 a 10 euros), precio significativamente inferior a la media de un libro de tapa dura, que estaría en torno a los 26 dólares (18 euros).

Sin embargo, los editores también dicen que los consumidores han exagerado las posibilidades de ahorro y que han desarrollado expectativas poco realistas sobre la consecuente bajada de los precios con la llegada de los libros electrónicos. Sí bien, los costos de impresión pueden desaparecer, una serie de gastos que se aplican a todos los libros, como gastos generales, de comercialización y derechos de autor, siguen en vigor. Lo que plantea la siguiente cuestión: ¿cuánto cuesta producir un libro impreso en comparación con uno digital? Las opiniones de los distintos editores difieren en las cuentas que aplican para cubrir diversos gastos, pero tomando una media de acuerdo a las entrevistas realizadas a los ejecutivos de algunas empresas podría ser la siguiente:

De un libro de tapa dura de 26 dólares el librero paga al editor 13 dólares, por la impresión, almacenamiento, distribución, y el editor paga 3,25 dólares incluyendo los ejemplares no vendidos por los libreros.

Para el diseño de portada, la composición y edición, el editor paga alrededor de 80 centavos de dólar. Los costos de marketing tiene un promedio de alrededor de 1$, pero puede ser más alto o más bajo dependiendo del título.

Al autor generalmente se le paga un 15% del precio, que en un libro de 26$ serían unos 3,90$.

El editor se queda con 4,05$, de los cuales deberá pagar parte para los editores, diseñadores de cubierta, espacio de oficina y electricidad.

Si echamos un vistazo a un libro electrónico, según los acuerdos con Apple, los editores son quienes ponen el precio final al consumidor y el minorista únicamente actúa como un agente, ganando una comisión del 30% de cada venta. Así que en un e-book de 12,99 dólares, la editorial gana 9,09 dólares. Aparte de los ingresos brutos, el editor paga unos 50 centavos de dólar para convertir el texto en un archivo digital, componer en formato digital y la copia a editar. La comercialización supone alrededor de 78 centavos de dólar. El autor en este caso ganaría en torno al 25% de los ingresos brutos, aunque otros establecen este cálculo respecto al precio al consumo. Con lo cual, en un libro electrónico que costara 12,99 $ el autor obtendría una ganancia de entre 2,27 a 3,25 $.

Lo cual supone que la editorial ganaría entre 4,56 y 5,54$, antes de pagar los gastos generales o la cancelación de los anticipos no devengados.

A primera vista parece que el libro electrónico es más rentable. Sin embargo, los editores señalan que los libros electrónicos representan todavía un pequeño fragmento de las ventas totales. Si las ventas del e-libro comenzaran a sustituir a parte de las ventas del libro impreso los editores ahorrarían muchas de los costos fijos asociados a ediciones impresas, como el espacio de almacenamiento, y la necesidad de disponer de menos fondo de almacén.

En el actual modelo de impresión, los editores pueden recuperar muchos de sus costos y obtener mayores beneficios a través de las las ediciones de bolsillo. Pero si los editores empiezan a comercializar un e-book a un precio similar al del libro de bolsillo y reducen el precio más tarde, puede ser más difícil de cubrir los costos y consecuentemente el editar a nuevos autores.