La biblioteca universitaria del futuro es digital

1-1

Este curso, la generación Z o del Milenio, -es decir los nativos digitales nacidos en el año 2000- comienzan los estudios en la universidad. Las bibliotecas tienen que responder adecuadamente a esta nueva generación con servicios que complementen sus competencias, además de ayudarles a desarrollar otras habilidades necesarias en un entorno educativo en constante cambio. Pero ¿Realmente estamos preparados para ello?

 

Según los resultados arrojados por la encuesta nacional de estudiantes y el marco de excelencia docente llevada a cabo en el Reino Unido “Teaching excellence framework (TEF) 2017”, una encuesta en la que participan más de 130 universidades del Reino Unido y otras instituciones de educación superior que obtienen calificaciones de oro, plata o bronce por la calidad de su enseñanza, parece evidente que cada vez se está  poniendo más énfasis en el ambiente de aprendizaje y la experiencia del estudiante, ambas pasan por un plan estratégico en el que una de las prioridades es lo digital.

Este curso, la generación Z, es decir los nativos digitales nacidos en el año 2000 comienzan los estudios en la universidad. ¿Realmente estamos preparados para ello? Las bibliotecas tienen que responder adecuadamente a esta nueva generación con servicios que complementen sus competencias, además de ayudarles a desarrollar otras habilidades necesarias en un entorno educativo en constante cambio. Por ello, las universidades que buscan ofrecer el mejor servicio de biblioteca a los estudiantes deben priorizar la innovación digital, aunque en la actualidad la mayoría de libros de texto seguirán teniendo un lugar en los estantes de las bibliotecas en los próximos años, la forma en que los estudiantes consumen y digieren la información está cambiando hacia lo digital. Así lo puso de manifiesto el informe We Love The Library, But We Live on The Web.” sobre cómo los usuarios de bibliotecas universitarias ven los recursos y servicios en línea.

Otra cuestión clave de la universidad del siglo XXI es ofrecer la flexibilidad necesaria para   ampliar la participación de aquellos estudiantes que no siempre pueden asistir a las clases en el horario lectivo, por lo cual debe permitir a estos estudiantes acceder a los textos en todos los formatos. La mayoría de las revistas, y antes las obras de referencia transitaron hacia lo digital, el siguiente paso es el libro, ya que lo digital se acomoda perfectamente a los sistemas de aprendizaje en línea. Además, los libros de texto digitales cada vez gozan de mayor aceptación y los usuarios les ven como  elementos potenciadores del aprendizaje debido al incremento de prestaciones como son la buscabilidad interna y externa, la sincronización de contenidos, la movilidad, navegabilidad, apertura, interacción, socialización… Por ello las bibliotecas universitarias ya no son salas arcaicas de libros polvorientos, sino que forman parte de  redes globales que aboga por los recursos digitales y el acceso abierto. Formando parte de la estrategia global de cualquier biblioteca universitaria del siglo XXI.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Un pensamiento en “La biblioteca universitaria del futuro es digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s