¿Por qué Internet no ha hecho desaparecer a las bibliotecas (todavía)?

A librarian teaches a senior citizen how to use a Facebook account during a class at a branch of the New York Public Library in New York

Donald A. Barclay Why the internet hasn’t killed the library (yet)? The Conversation, 2016

ver original

 

las instituciones estadounidenses de educación superior y los gobiernos están bajo una presión extraordinaria para reducir costos y eliminar algunas bibliotecas institucionales o gubernamentales que generan gastos y cuya ausencia podría causar poco o ningún dolor. En este clima político, las bibliotecas universitarias y públicas pueden estar en peligro . La existencia de grandes cantidades de información disponible gratuitamente en Internet podría sugerir que la biblioteca ha dejado de ser útil. A pesar de los resultados de una encuesta en la que los estadounidenses dicen que están utilizando las bibliotecas públicas menos que hace unos años , los indicadores de uso reportados por las bibliotecas indican lo contrario.

En las dos últimas décadas, el número total de bibliotecas públicas de Estados Unidos aumentó ligeramente. Durante el mismo período, los datos también muestran que el uso de las bibliotecas públicas en los EE.UU. subió. El número de libros y otros artículos prestados por las bibliotecas públicas de Estados Unidos aumentó en 6,5 artículos por cápita en 1993 a 8. artículos por cápita en 2012 (un aumento del 23%). Durante el mismo lapso de tiempo, el número de visitas a las bibliotecas públicas de Estados Unidos aumentó un 22,5%.

En el caso de las  bibliotecas universitarias los datos son más variados. La circulación de los elementos físicos (libros, DVDs, etc.) en las bibliotecas académicas de Estados Unidos ha tenido una disminución constante en toda la era de la Web , con una caída del 29% entre 1997 a 2011. Más revelador, durante el mismo lapso de tiempo y entre las mismas bibliotecas universitarias, es el número anual de circulaciones (de libros, DVDs, etc.) por estudiante que se redujo de 20 a 10 circulaciones (un descenso del 50%) .

El hecho de que menos libros están circulando no es una sorpresa dada la gran cantidad de información académica disponible para los estudiantes que consultan  desde su dispositivo electrónico en Internet o en las bases de datos y paquetes de revista contratados por la universidad.

La única gran medida el uso de la biblioteca pública que disminuyó fue el número de veces que los usuarios de la biblioteca preguntan a los bibliotecarios de referencia, que cayó un 18% entre 1993 y el 2012. En 2012, las bibliotecas universitarias de Estados Unidos adquirieron colectivamente 252,599,161 libros electrónicos. Esto significa que en el transcurso de una década, las bibliotecas universitarias han adquirido una cuarta parte de libros electrónicos del número total de libros físicos.

Al igual que con los números de circulación, las preguntas de referencia a los bibliotecarios en las bibliotecas universitarias de Estados Unidos han descendido significativamente. En las 60 bibliotecas universitarias más grandes de Estados Unidos, el número medio de preguntas de referencia se redujo de 6.056 por semana en 1994 a 1.294 por semana en 2012 (un descenso del 79%). Hoy en día, los estudiantes acceden a la información de forma digital, disponen de la aplicación de Google en sus teléfonos inteligentes que les permite buscar información más rápidamente y de manera más actualizada que en las fuentes impresas. Un hecho icónico de esto es que la Enciclopedia Británica desapareció en 2010 después de más de tres siglo de existencia.

También contribuye a la disminución del servicio de referencia presencial el hecho de que a los estudiantes les resulta más fácil consultar a los bibliotecarios universitarios a través de Internet. En el  2012, el 77% de las bibliotecas universitarias de Estados Unidos disponían de servicios de referencia a través de correo electrónico o chat en la web. Actualmente, más de 400 bibliotecas universitarias proporcionan un servicio de referencia de 24 horas los 7 días de la semana durante todo el año (24/7) a base de chatear como miembros de OCLC, una cooperativa de biblioteca global que ofrece servicios tecnológicos compartidos.

Teniendo en cuenta sólo los números anteriores, la conclusión a priori parece ser que todo está en línea y nadie utiliza las bibliotecas universitarias. Pero los datos demuestran un aumento constante del número de personas que visitan las bibliotecas universitarias. El número de entradas semanal acumulativas de las 60 bibliotecas universitarias más grandes de Estados Unidos aumentó casi el 39% entre el año 2000 a la 2012 .Por lo tanto los estudiantes no van a la biblioteca universitaria para acceder a las colecciones impresas o hacer preguntas de referencia, ¿por qué van entonces?

Las bibliotecas universitarias cada vez dedican menos espacio físico a las colecciones y más metros cuadrados para que los estudiantes puedan estudiar, colaborar, aprender y socializarse. Además de proporcionar un refugio de tranquilidad en un mundo ruidoso, lleno de distracción, así las bibliotecas universitarias han estado atentas y se han adoptado a las nuevas demandas y son espacios acogedores para los estudiantes, proporcionando un lugar para el estudio con amplios horarios (24/7) convirtiéndose en lugar agradable donde poder recrearse y estar cómodo.

Por ejemplo Biblioteca de la Universidad Estatal de Grand Valley proporciona a los estudiantes los servicios de consulta de apoyo a la investigación, un lugar donde aprender a escribir, hablar en público, diseño gráfico y análisis de datos cuantitativos. Entre una serie de espacios especializados, la biblioteca ofrece salas dedicadas a la preparación de programas para los medios de comunicación, la colaboración digital, y la práctica de presentación de información.

Las bibliotecas de North Carolina State University (NCSU) ofrecen áreas Makerspace donde los estudiantes pueden desarrollar ejercicios prácticos con la información electrónica, impresión y escaneo 3D, corte y fresado, y la conexión de objetos a Internet de los cosas. Además, los estudiantes pueden visitar las bibliotecas del campus NCSU para hacer uso de los laboratorios de medios digitales, estudios de producción de medios de comunicación, salas de ensayo de música, espacios de visualización y salas de presentación, entre otros espacios especializados.

La Ohio State University Research Library Commons ofrece no sólo un centro de escritura, sino también los servicios de consulta para los derechos de autor, los planes de gestión de datos, las oportunidades de financiación y espacios especializados para conferencias y salas de proyectos, visualización digital, salas de intercambio de ideas, coloquios y espacios-aula.

Por lo tanto las bibliotecas están yendo más allá del libro, ya que se están reimaginando, y los bibliotecarios universitarios están añadiendo un valor añadido a lo que han hecho siempre, la ampliación de sus servicios dotándose de competencias teniendo en cuenta su larga tradicional en torno al aprendizaje.

Según Sam Demas y bibliotecario emérito de la universidad de Carleton «Durante varias generaciones a los bibliotecarios universitarios les preocupaba ante todo el papel de sus edificios de las bibliotecas como portales de información, impresa y más tarde digital. En los últimos años, hemos vuelto a despertar al hecho de que las bibliotecas son fundamentalmente para las personas – cómo aprenden, cómo utilizan la información y cómo participan en la vida de una comunidad de aprendizaje-. Como resultado, estamos empezando a diseñar bibliotecas que buscan restaurar partes del papel histórico de la biblioteca como una institución de educación, la cultura y la comunidad intelectual.»

3 comentarios en “¿Por qué Internet no ha hecho desaparecer a las bibliotecas (todavía)?

  1. Pingback: ¿Por qué Internet no ha hecho desaparecer a las bibliotecas (todavía)? — Universo Abierto – bibliomunearte

  2. Pingback: ¿Por qué Internet no ha hecho desaparecer a las bibliotecas (todavía)? | Universo Abierto | Aprendizaje permanente

  3. Pingback: Reimaginando la biblioteca de la Universidad Tecnológica de Georgia de cara al futuro | Universo Abierto

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s