El triángulo mágico del aprendizaje en los makerspaces: zonificación del espacio

La comunidad de aficionados al bricolaje, constructores y artesanos que se dedican a las mejoras en el hogar y a la mecánica de garaje desde mucho antes de que el concepto de «Maker» estuviera de moda, cuenta con excelentes recursos para la investigación previa a la construcción. Entre las mejores prácticas más básicas está la idea de que el diseño más eficiente del espacio de trabajo es triangular, con los puestos de trabajo más importantes en las tres esquinas del triángulo».

En el caso de un taller en el que se trabaje con madera y metal, por ejemplo, es conveniente que las materias primas estén cerca de los equipos más grandes, en una de las esquinas del triángulo, para que no haya que transportar las cosas por el espacio de trabajo. El segundo punto del triángulo sería un banco de trabajo o una zona de trabajo para diseñar o montar. El tercer punto sería una estación de acabado, con las herramientas y el equipo adecuados, incluida la ventilación especial necesaria. Organizar el espacio, independientemente de su tamaño, de forma que se minimice el tráfico cruzado y se facilite el acceso a los espacios de trabajo adecuados, también facilitará su mantenimiento y, en consecuencia, lo hará más seguro, acogedor y mejor aprovechado.