Los libros impresos ganan a las tabletas cuando se lee a los niños pequeños

Tiffany G. Munzer, Alison L. Miller, Samantha Yeo, Yujie Wang, Harlan McCaffery, Niko Kaciroti, Jenny Radesky; Parent Verbalizations and Toddler Responses With Touchscreen Tablet Nursery Rhyme AppsPediatrics December 2021; 148 (6): e2021049964. 10.1542/peds.2021-049964

Texto completo

Los investigadores examinaron las interacciones entre 72 padres y sus hijos de entre 24 y 36 meses de edad y compararon las interacciones mientras leían aplicaciones para tabletas frente a libros infantiles tradicionales. El nuevo estudio corrobora los resultados anteriores de Munzer, que indican que cuando los padres y los niños leen libros impresos, hablan con más frecuencia y la calidad de sus interacciones es mejor que cuando leen libros electrónicos.

Según el estudio publicado en Pediatrics, los padres hablaban más con sus hijos -y éstos, a su vez, les respondían más- mientras leían una versión impresa. Los niños más propensos a los arrebatos emocionales también respondían mejor a sus padres cuando leían un libro impreso.

«Las interacciones entre padres e hijos a través de la lectura compartida promueven el desarrollo del lenguaje y la alfabetización y también pueden beneficiar las amistades, el éxito escolar y otros resultados del desarrollo infantil más adelante», dice la autora principal Tiffany Munzer, pediatra del desarrollo del comportamiento en el Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan.

El 98% de las familias de niños menores de nueve años poseen un teléfono móvil o una tableta, y los niños pequeños pasan una media de más de dos horas al día utilizando medios digitales.

«Las tabletas y los dispositivos móviles ocupan un lugar destacado en la vida familiar moderna, pero no son tan educativos ni valiosos para el desarrollo de los niños como los libros tradicionales», afirma Munzer.

Los diseñadores de programas informáticos que crean material de lectura electrónica para niños deben solicitar la opinión de especialistas en la primera infancia para adaptar el contenido a los niños y eliminar distracciones como las animaciones y los anuncios, añade.

Los profesionales de la salud infantil también deberían ayudar a orientar a los padres sobre el uso de los medios.

«Los pediatras deben seguir recomendando a los padres que vean los medios digitales con sus hijos cuando sea posible, que hagan preguntas abiertas y que hablen durante el tiempo de lectura para ayudar a sus hijos a participar y aprender», dice Munzer.