Entrevista cultural bibliotecaria a Odvidio Reyna García referencista en la Biblioteca de la Universidad de Monterrey (UDEM).

Estudió Letras Españolas en la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL). Se ha desempeñado como promotor cultural y de lectura, así como redactor, corrector y editor. Actualmente es bibliotecario referencista en la Biblioteca de la Universidad de Monterrey (UDEM). Escribe cuento y poesía; en 2016 fue becario del Centro de Escritores de Nuevo León. 

1.Si solo te pudieras llevar un libro a una isla desierta…

Las mil y una noches, los tres tomos de la edición de Aguilar. Medio complicado de llevarlos en una simple maletita, pero con ese título me mantendría muy entretenido, creativo y vivaz.

2. ¿Qué libros leíste en el confinamiento?

Varios, sobre todo de bibliotecología y cosas así, además de artículos, pero por mencionar algunos: Las maneras del agua de Minerva Margarita Villarreal, La casa del dolor ajeno de Julián Herbert, The ABC of XYZ de McCrindle, The atlas of the new librarianship de Lankes, Medusario de Echavarren y cía y Disculpe… ¿es usted una bruja? de Emily Horn.

3. ¿Cuál es la obra maestra que sabes que debes leer y que siempre se te ha resistido

Rayuela de Cortázar.

4. ¿Qué cantas debajo de la ducha?

Cualquier cosa de melodía sencilla y estribillo, aunque en lo general no me gusten como las canciones de las caricaturas que ven mis hijos, la más reciente es la que abre Clarence.

5. ¿Cuál fue el primer disco que compraste y dónde?

Según recuerdo fue el homónimo del grupo mexicano de rock Santa Sabina, tenía 10 años y lo compré en cassette porque mi hermana mayor me habló mucho de ellos, ella los escuchó en un concierto de Caifanes y le gustaron mucho. A mí me llamó la atención que la vocalista fuera mujer, vi alguna foto por ahí y Rita Guerrero me recordó a Lily Munster, a Morticia, entonces definitivamente tenía que escuchar a la banda. Lo compré y fue amor a primera escucha. Me ayudó a comprarlo mi tía Juany que trabajaba en una tienda que se llamaba Comercial mexicana.

6. ¿Qué disco regalarías o recomendarías siempre?

Grandes éxitos de Alaska y los Pegamoides, me encanta y da cuenta de toda una postura de libertad y creatividad que me gusta mucho. Además desde el título resalta la ironía que es una característica que encuentro refrescante y que busco siempre ejecutar.

7. ¿Hay alguna música que le resulte insoportable?

No, amo la música, obvio tengo mis preferencias, por ejemplo, el ska, el reggae, o las rancheras, puedo escuchar esos ritmos y disfrutar un par de temas pero no mucho rato, me da dolor de cabeza, para mí esa música es como rayos de sol cayendo directamente en mí, pero rayos de sol de tormenta solar, es decir, destruyen mi yo vampiro, entonces solo en pequeñas dosis. Ah, y las canciones pop donde los o las vocalistas intentan cantar con mucho garigol y fingiendo que son grandes cantantes, no lo soporto y me molesta mucho que en los programas para niños se intente hacerles ver que esa es la forma de entender la música, por eso a mis hijos les pongo mucho punk y cumbias, para que completen su formación musical y no se queden solo con una idea.

8. Tu película de cabecera es…

Los olvidados de Buñuel pero también La noche de los muertos vivientes de Romero.

9. ¿En qué creador te gustaría encarnarte?

Bowie.

10. Tu poeta de cabecera.

Sor Juana.

11. ¿Tienes un verso favorito?

Varios. Me encanta la poesía. Siempre como mantra me digo el primer verso de Primero sueño de Sor Juana: “Piramidal, funesta, de la tierra” pero también el primer verso del poema Insomnio de Dámaso Alonso: “Madrid es una ciudad de más de un millón de cadáveres (según las últimas estadísticas)” y también los versos finales de Muerte sin fin de Gorostiza: “¡Anda, putilla del rubor helado, / anda, vámonos al diablo!”, y también no puedo dejar de mencionar De vida irregular de Jorge Cantú de la Garza, el poema completo: “No fuimos personas comunes y corrientes. / Durante muchos años tuvimos diecinueve años. / Propensos a la disidencia y el escándalo / ejercimos el desdén hasta la indiferencia. / Hoy, maduros ya, mas nunca viejos, / seguimos siendo gente rara. / Nuestra rareza brinda a las gentes de bien / un prisma perfecto en qué mirarse / y seguir siendo, felizmente, / personas comunes y corrientes.”. Perdón por la extensión de esta respuesta.

12. La obra de arte que más te fascina.

San Miguel Arcángel de Jaime Flores, es un pintor de mi tierra y ese cuadro lo tengo en casa, me gusta mucho y disfruto contemplarlo cada que estoy en la sala, trabajando ahora en línea, es de las cosas que me da fuerza para no volverme loco en esta etapa.