¿Cómo prosperan las bibliotecas en el nuevo entorno social?

Libraries Are Thriving In The New Social Order – Global Furniture Group
Canada Architecture News – Dec 24, 2020 – 19:05

Ver original

Con un poco de lectura entre líneas, queda claro que las bibliotecas no están muertas. Esta serie de dos partes explorará cómo las bibliotecas evolucionan junto a sus comunidades para reflejar las necesidades actuales.

Parte 1: La adaptabilidad de la biblioteca

En una época en la que los lectores electrónicos son habituales en el transporte público, en la que los famosos prestan sus voces a los audiolibros de Harry Potter, en la que se pueden pedir libros a precios asequibles desde la comodidad del hogar y en la que los años de recortes en la financiación pública han sido la norma, se podría pensar que la biblioteca tradicional está en vías de extinción. Sin embargo, al igual que los discos de vinilo o las cámaras Polaroid, las estadísticas muestran ahora que las bibliotecas están experimentando un resurgimiento en el siglo XXI, gracias en gran parte a los millennials.

Las encuestas realizadas por Gallup y Pew demuestran que la visita a la biblioteca ha sido la actividad cultural más común para los estadounidenses en los últimos años. Estas encuestas también sugieren que los jóvenes de 18 a 29 años acuden a las bibliotecas más que cualquier otro grupo demográfico. En relación con esta tendencia, la directora de la Biblioteca Pública de Fort Worth, Manya Shorr, ofreció las siguientes reflexiones:

“La biblioteca siempre ha sido un lugar donde la comunidad se reúne y se conecta, y esto no ha cambiado en los últimos años. Siendo los millennials los usuarios número uno de las bibliotecas públicas, está claro que incluso las generaciones que han pasado toda su vida en línea siguen anhelando la conexión comunitaria en persona”.

Si bien es cierto que hay otras opciones para eventos o talleres comunitarios, como bares y cafés, las bibliotecas mantienen una ventaja significativa: son gratuitas. La biblioteca sigue siendo un extraño foro público en el que no hay que preocuparse de pagar por nada, a menos que se tengan libros atrasados. Además, las bibliotecas son un lugar donde todo el mundo es bienvenido.

“Esto significa que existe la oportunidad de estar expuesto a personas de diferentes valores, estilos de vida y puntos de vista. Y en una sociedad polarizada como la nuestra, esto es más importante que nunca”, afirma Manya.

Está claro que la biblioteca sigue siendo un elemento básico de la comunidad y un lugar idóneo para buscar nuevos conocimientos y estímulos cerebrales, incluso para los mileniales amantes de la tecnología. Para ver el respeto eterno que las bibliotecas siguen teniendo en todo el mundo, podemos fijarnos en el cuidado, la financiación y los recursos invertidos en algunas de las bibliotecas más emblemáticas del mundo, como la Biblioteca Tianjin Binhai de China, la Biblioteca Carturesti Carusel de Rumanía o la Biblioteca Municipal de Derecho de Alemania. Para entender mejor cómo las bibliotecas se han ganado su estatus cultural, echemos un vistazo a su desarrollo histórico.

La evolución de la biblioteca moderna

Entonces, ¿cómo han seguido prosperando las bibliotecas en una época en la que la información es tan fácil de conseguir a distancia? Si miramos a la historia, la respuesta está en el hecho de que las bibliotecas siempre han evolucionado junto a las ciudades y los barrios a los que sirven, adaptándose a las necesidades de la comunidad y haciéndose cada vez más accesibles en el proceso. A principios del siglo XIX, por ejemplo, la mayoría de las bibliotecas no permitían que los usuarios simplemente pasaran por ellas y buscaran la última obra de Dickens. En su lugar, los visitantes dependían mucho más de los bibliotecarios para obtener información, ya que los libros estaban organizados en estantes inaccesibles por atributos superficiales, como el tamaño o la fecha de adquisición.

Todo esto cambió en 1876, cuando el pensador estadounidense Melvil Dewey introdujo un nuevo sistema bibliotecario conocido como Clasificación Decimal Dewey. Con el nuevo sistema de Dewey, los libros ya no se colocaban en las estanterías por atributos superficiales, sino que se organizaban por temas específicos a los que se asignaban rangos de números. Los textos religiosos, por ejemplo, estarían entre el 200 y el 300. Con el tiempo se desarrolló una versión estandarizada de la clasificación original de Dewey y la introducción de las estanterías de acceso abierto permitió que cualquier persona familiarizada con el sistema pudiera explorar libremente la biblioteca. A su vez, el papel del bibliotecario evolucionó hacia el de un científico de la información, clasificando libros y ayudando a los visitantes a encontrar información útil.

En la actualidad, hemos llegado a una nueva fase de la historia de las bibliotecas. Ahora, sin embargo, la evolución no se sitúa en el ámbito de la ciencia de la información, sino en el diseño de la biblioteca. Dado que se puede acceder a tanta información en otros lugares, se está poniendo mayor énfasis en el diseño y la practicidad de las propias instalaciones de las bibliotecas, con el fin de satisfacer los deseos de la comunidad, que cambian continuamente. Como siempre ha sucedido, las bibliotecas siguen evolucionando junto a las necesidades de sus usuarios, aunque esta vez de forma más centrada en el estilo y el diseño. En palabras de Shorr “El espacio en la biblioteca del siglo XXI es escaso, y el diseño de los nuevos edificios es fundamental. Ya no son los libros los que se llevan el mejor espacio y la luz natural; ahora se ponen asientos cómodos, laboratorios, programas de actividades o de conferencias, etc.”.

Cómo las bibliotecas siguen siendo relevantes

Las bibliotecas existen, literalmente, desde hace siglos. Las grandes bibliotecas antiguas de Alejandría o Constantinopla se construyeron con un espíritu de grandiosidad destinado a inspirar un sentimiento de asombro hacia la búsqueda del conocimiento. Mucho más tarde, el sistema de Clasificación Decimal Dewey ofreció una mayor accesibilidad a las bibliotecas, lo que llevó a la introducción de salas de lectura y, actualmente, de zonas para ordenadores. Las bibliotecas se han adaptado constantemente a los obstáculos físicos y conceptuales en constante evolución.

En los últimos tiempos, hemos asistido a un enfoque cada vez más creativo y reflexivo del aspecto de la biblioteca del siglo XXI. Cada vez más, los bibliotecarios y diseñadores tienen en cuenta las emociones que esperan evocar, la forma en que se utilizarán los distintos espacios y la finalidad última de la biblioteca dentro de la comunidad a la hora de conceptualizar el diseño. Las bibliotecas actuales suelen ofrecer un entorno ligero, divertido y estético, al tiempo que incorporan las tecnologías modernas a las que se han acostumbrado las últimas generaciones. Desde el mobiliario ergonómico, pasando por los espacios de trabajo colaborativo, hasta la señalización de los aparcamientos, casi ningún elemento de diseño queda sin contemplar.

Todos conocemos el estereotipo familiar del bibliotecario tenso cuyo dedo descansa permanentemente perpendicular a los labios mandando callar constantemente. Pero hoy en día, ese tropo casi ha desaparecido. Las bibliotecas ya no son sólo espacios tranquilos para la investigación y el estudio individuales intensos. Más bien, muchas bibliotecas acogen ahora talleres, encuentros e incluso cursos que contribuyen a reforzar el sentimiento de identidad de la comunidad. La Biblioteca Pública de Jefferson City es un ejemplo perfecto, ya que proporciona a la comunidad acceso a materiales educativos, culturales y recreativos a través de libros, ordenadores y programas de divulgación comunitaria.

En 2020, dado el enorme impacto del COVID-19, las comunidades de todo el mundo están experimentando más que nunca los efectos del cierre de bibliotecas. Para muchas comunidades, las bibliotecas proporcionaban un espacio cálido para quienes experimentaban la falta de hogar o la inestabilidad de la vivienda. Además, las bibliotecas suelen ofrecer Internet gratuito, servicios sociales y préstamo de suministros en general, servicios que pueden tener un impacto positio para las familias de bajos ingresos.

Sin embargo, los últimos meses han demostrado, una vez más, la naturaleza adaptable de las bibliotecas y de quienes las dirigen. En respuesta a la crisis del COVID-19, algunas bibliotecas han aumentado sus recursos en línea, incluyendo libros electrónicos, cursos en línea, revistas digitales, podcasts y más. Además, se ha producido un aumento de los eventos virtuales organizados por las bibliotecas, incluidos los momentos de lectura de cuentos en familia. En lugares como San Francisco, algunos edificios de las bibliotecas han servido incluso como centros de atención de emergencia para los niños de familias con bajos ingresos y para los que tienen padres que atienden servicios sanitarios y esenciales en la primera línea de combate contra el virus. Todos estos factores apuntan al espíritu eternamente resistente y evolutivo de la biblioteca como institución comunitaria.

De la mano de la implicación comunitaria, las bibliotecas siempre han mantenido el compromiso de proporcionar información de forma segura y profesional, lo que se hizo aún más importante con la llegada de Internet. Como describió Shorr:

“Es innegable que Internet ha cambiado todas las empresas e instituciones del planeta, y las bibliotecas no son una excepción. Hace veinte años, nos convertimos en el lugar al que la gente acudía para utilizar los ordenadores e internet, y como somos profesionales de la información, nos convertimos en los expertos en cómo utilizar internet de forma segura y cómo evaluar si la información que se encuentra allí es verdadera y útil”.

Está claro que las bibliotecas son espacios muy adaptables. A medida que los tiempos cambian, las bibliotecas cambian con ellos, y los miembros de la comunidad -sobre todo los millennials- han adoptado esta adaptabilidad, permitiendo que las bibliotecas sigan floreciendo después de cientos de años.

Parte 2: Las bibliotecas como componentes integrales dentro de las instituciones educativas

Las bibliotecas siempre han sido una parte esencial de la educación superior y, a pesar de la integración de la tecnología en otros ámbitos de las instituciones educativas, como las aulas y las salas de conferencias, las bibliotecas y la información analógica siguen siendo absolutamente necesarias. En la segunda parte de nuestra serie sobre el desarrollo histórico y el resurgimiento de las bibliotecas, se analiza más de cerca la evolución de la biblioteca como institución fundamental en los espacios educativos. Reconociendo las necesidades cambiantes de los estudiantes, muchas bibliotecas escolares se han alejado de los diseños tradicionales para incluir pequeños espacios de estudio y salas de conferencias donde los grupos de estudiantes pueden trabajar juntos en sus tareas. Estas salas suelen estar totalmente equipadas con proyectores, pantallas inteligentes y otras herramientas para facilitar el trabajo en grupo. Como describe la directora de la Biblioteca Pública de Fort Worth, Manya Shorr:

“Antes se esperaba que toda la biblioteca estuviera en silencio. Ahora, la mayoría de las bibliotecas públicas asumen que la biblioteca será ruidosa y que si alguien necesita un espacio tranquilo, utilizará una sala de estudio o de conferencias”.

Los conceptos fundamentales de la biblioteca escolar siempre han sido el fomento de la alfabetización, la ampliación del conocimiento y el amor por la lectura. Aunque estos conceptos siguen siendo constantes, no cabe duda de que la biblioteca escolar ha evolucionado notablemente para reflejar los cambios en las tecnologías y los estilos de aprendizaje. Muchas bibliotecas escolares han adoptado un espíritu más colaborativo, incorporando salas de estudio en grupo con muebles que pueden moverse o reagruparse para apoyar la colaboración. El Bernards High School y el York School son grandes ejemplos de estos entornos de aprendizaje cada vez más colaborativos. Muchas bibliotecas escolares también han adoptado los espacios Maker o las estaciones de creación. Inspirados por el “movimiento Maker”, este tipo de oportunidades de aprendizaje incluyen actividades STEM, creativas y de codificación.

Por supuesto, la inclusión e integración de la tecnología ha sido una parte importante de la evolución de la biblioteca escolar. Aunque los ordenadores han sido un elemento básico en las bibliotecas durante algún tiempo, las bibliotecas escolares se han convertido en entornos mucho más flexibles en lo que respecta a la tecnología. Además de tabletas y Chromebooks, muchas bibliotecas escolares también tienen tecnología de vanguardia para inspirar la creatividad de vanguardia. Esto incluye características como proyectores interactivos, impresoras 3D, cámaras digitales e incluso pantallas verdes.

La importancia de la comodidad es otro factor que no se pasa por alto en las bibliotecas escolares modernas. Aunque las nuevas tecnologías han aportado grandes avances educativos a la biblioteca, ésta debe seguir siendo un lugar acogedor para los estudiantes. Muy a menudo, las bibliotecas cuentan con cómodos asientos de estilo lounge en un rincón acogedor para que los estudiantes se sumerjan en la lectura. Más allá del sillón tradicional, algunas bibliotecas ofrecen tipos de asientos más activos, como pelotas de ejercicio o taburetes oscilantes, que pueden ayudar a algunos estudiantes a mantenerse concentrados. Además, algunas bibliotecas incluso ofrecen zonas de trabajo o mesas de pie para aquellos estudiantes que prefieren estirarse mientras trabajan en actividades creativas.

Además del espacio de la biblioteca, los bibliotecarios también se comprometen de forma más colaborativa y dinámica con la experiencia de la biblioteca escolar moderna. Los bibliotecarios suelen participar en la enseñanza en equipo, apoyando el aprendizaje en todas las asignaturas y grados. Pueden impartir clases sobre ciudadanía digital, alfabetización informativa y otros temas esenciales, como la citación de fuentes y la seguridad en línea. Los bibliotecarios también pueden ofrecer formación al personal, incluyendo nuevos recursos y tecnologías a través del desarrollo profesional extraescolar.

Con todo este trabajo de creación, investigación y colaboración, las bibliotecas escolares y públicas ya no son los entornos silenciosos que eran antes. Los dedos que antes callaban ahora están ocupados pasando por las tabletas o bajando las pantallas de los proyectores. Las bibliotecas actuales suelen bullir de actividad, creatividad y entusiasmo, y se han convertido en animados centros comunitarios de colaboración, aprendizaje y trabajo. Las bibliotecas han aprendido a adaptarse sin problemas a las normas cambiantes y seguirán haciéndolo en las próximas décadas. Está claro que están aquí para quedarse.

Como nota final, no se puede ignorar el impacto de los tiempos actuales cuando se trata de la evolución de la biblioteca. Como se mencionó en la parte 1, el Covid-19 ha tenido sin duda un impacto significativo en el funcionamiento de las bibliotecas, y esto no es diferente en el sector educativo. Muchos colegios han instalado plexiglás en las bibliotecas y en las zonas de recepción para proteger a los estudiantes y al personal. Las bibliotecas también introducen espacios de estudio rediseñados para el distanciamiento físico, con muebles más separados. Algunas incluso han introducido sofisticados mecanismos de limpieza, como la máquina desinfectadora de material bibliotecario Nebula, que puede esterilizar de 3 a 5 libros por minuto, para que los materiales puedan volver a circular de la forma más rápida y segura posible.

El auge de Covid-19 ha supuesto un pequeño revés para la nueva era de las bibliotecas prósperas y colaborativas, aunque ciertamente no significa su fin. Es probable que la institución se apoye más en la digitalización y los recursos en línea por el momento, pero, como ha demostrado la historia, las bibliotecas deberían ser capaces de adaptarse y salir de esta era tan fuertes como siempre.