¿Por qué las bibliotecas deben tener un makerspace?

5 Reasons Makerspaces Belong in School Libraries.
Ideas Inspiration by Diana Rendina

Ver original

El movimiento de los creadores sigue creciendo, y los espacios de creación han llegado a un punto en el que claramente ya no son sólo una moda pasajera. Las universidadesestán llevando a cabo investigaciones y recopilando datos sobre el impacto de los makerspaces en el aprendizaje, y ya se han publicado docenas de libros. Cada vez se crean más makerspaces en las escuelas, algunos en laboratorios y otros en rincones de las aulas. Y algunos makerspaces, por supuesto, están en la biblioteca.

Sin embargo aún hoy hay muchos bibliotecarios que no están convencidos del valor de los espacios de creación. No están seguros de que un espacio de creación deba estar en la biblioteca. Tienen miedo de que se apodere de todo su programa y sustituya a los libros. Piensan que la escuela ya tiene un laboratorio, así que ¿por qué necesitan un espacio de creación en su biblioteca también?

Por otra parte nos encontramos a otro bando formado por bibliotecarios que están preparados y ansiosos por crear un espacio de creación, pero que se encuentran con la resistencia de su institución. Ya tenemos un estudio de arte; ¿por qué necesitamos también un espacio de creación en la biblioteca? ¿Acaso esos niños no están jugando y trasteando con ladrillos LEGO®? ¿No debería ser la biblioteca un entorno tranquilo, limpio y de estudio? ¿Cómo podría un espacio de este tipo vincularse con el plan de estudios, mejorar los resultados de los exámenes o crear mejores experiencias para nuestros estudiantes?

Pero ¿por qué las bibliotecas deben tener un makerspace?

  1. Los makerspaces proporcionan a TODOS los estudiantes acceso a los recursos

“¿Por qué necesitamos un makerspace en nuestra biblioteca cuando ya tenemos un laboratorio?”

“¿No podemos convertir un viejo laboratorio de informática en un makerspace en lugar de crear uno en la biblioteca?”

La biblioteca escolar ha sido durante mucho tiempo un eje central para todos los estudiantes en las escuelas. Las bibliotecas proporcionan recursos de forma gratuita a los alumnos, independientemente de su nivel académico, de las clases que cursen o de los profesores que les guíen en el aula. Cualquier estudiante puede acudir a la biblioteca para obtener la ayuda y los recursos que necesita para mejorar su rendimiento. En el pasado, esto significaba únicamente libros y publicaciones periódicas. Luego se añadieron los ordenadores, las bases de datos en línea y la orientación sobre ciudadanía digital. Los Makerspaces son los siguientes en la evolución de los recursos que se proporcionan a los estudiantes.

Es cierto que muchos estudiantes pueden obtener estos recursos en los laboratorios. Pero no todos los estudiantes están matriculados en esas clases. No todos los estudiantes tienen un profesor que imparta la clase en el makerspace del aula. Y muchos (pero no todos) laboratorios se centran más en el aspecto científico y tecnológico de la fabricación y menos en experiencias artísticas creativas. Mientras tanto, la biblioteca es accesible para todos. Tenemos que salvar la brecha digital y proporcionar recursos a todos nuestros estudiantes, y estos recursos incluyen los makerspaces.

  1. El juego tiene un valor educativo

“Parece que esos alumnos sólo están jugando y haciendo el tonto”.

“¿No se verá mal si los invitados entran en el colegio y ven a alumnos de octavo curso jugando con piezas de LEGO® en la biblioteca?”.

El juego ha sido criticado durante mucho tiempo en la educación, sobre todo en los cursos superiores. Pero hay muchas investigaciones disponibles sobre el juego y su valor en la educación. Los niños y los jóvenes (y también los adultos) pueden aprender jugando. Lo que a menudo parece un “simple juego” para los adultos es en realidad un reflejo de un aprendizaje mucho más profundo.

Dos estudiantes que construyen una casa juntos con LEGOs están aprendiendo a colaborar y trabajar en equipo. Un alumno que diseña y rediseña su proyecto para que quede bien, está aprendiendo sobre el proceso de diseño, la innovación y el pensamiento crítico. Un alumno que cuenta la historia de la estación espacial K’NEX® que ha construido está expresando su creatividad y su capacidad de contar historias. Los alumnos adquieren habilidades a través del juego que les ayudan en su éxito académico. Desarrollan la creatividad, la imaginación y la innovación. Los espacios de creación en las bibliotecas escolares ofrecen mucho más que “solo juego”; proporcionan un conjunto de oportunidades de aprendizaje.

  1. Los proyectos del Makerspace pueden enriquecer el plan de estudios

“¿Cómo podría un makerspace de la biblioteca conectarse con nuestro plan de estudios y mejorar el rendimiento de los estudiantes?”

Los makerspaces pueden conectar absolutamente con su plan de estudios. Los estudiantes pueden utilizar los conceptos que están aprendiendo en sus clases (por ejemplo, la electricidad) y aplicar ese conocimiento a los proyectos en los que están trabajando (como crear circuitos y explicar a un estudiante más joven cómo funcionan los littleBits™).

Realmente hay infinitas formas de conectar los proyectos del makerspace con el plan de estudios y con la literatura. Una de las mejores maneras de asegurarse de establecer estas conexiones es colaborando con los profesores. Si te encuentras con resistencia, anímales a realizar mini talleres o estaciones maker durante los momentos de desarrollo profesional. O anima a un profesor especialmente creativo para que trabaje estrechamente en un proyecto relacionado con su plan de estudios y deja que el boca a boca hable por ti. En poco tiempo, los profesores interesados estarán deseando colaborar con la biblioteca.

En cuanto a los resultados de los exámenes, puede ser difícil establecer una correlación directa entre los espacios de creación y los datos de los resultados de los exámenes. Pero el mundo académico ha empezado a investigar más sobre los makerspaces. El MIT está trabajando en el desarrollo de evaluaciones para ayudar a crear datos sobre el valor educativo que generan los makerspaces. No, no podemos decir con certeza ahora mismo que los makerspaces mejorarán los resultados de los exámenes. Pero sí podemos decir, de forma anecdótica, que aumentarán la colaboración, la creatividad, la comunicación y el pensamiento crítico de sus alumnos, lo que sin duda no perjudicará sus resultados y que son habilidades que nuestros alumnos necesitarán para su futura integración laboral del siglo XXI.

4. They Enhance Your Library Program

“¿Por qué no nos deshacemos de TODOS estos libros viejos y polvorientos y convertimos la biblioteca en un makerspace?”

“Me preocupa que si abro un makerspace en mi biblioteca, mis alumnos ya no saquen libros porque sólo querrán jugar”.

Seamos claros: un makerspace NO sustituye ni debe sustituir a la biblioteca; los makerspaces mejoran y se suman al programa de la biblioteca. Y desde luego no queremos deshacernos de todos los libros. La alfabetización y los makerspaces pueden ir felizmente de la mano.

Algunos bibliotecarios temen que la creación de un espacio de creación en la biblioteca tenga un impacto negativo en la circulación de libros, pero por lo general ocurre lo contrario. El espacio de creación atrae a más estudiantes a la biblioteca. Se detienen en los expositores de libros y se interesan. Hablan con otros estudiantes en el espacio con los que normalmente no se relacionan. Sacan libros relacionados con los proyectos en los que están trabajando.

  1. Las bibliotecas (y la educación) están evolucionando

“¡Pero se supone que las bibliotecas son silenciosas, estudiosas y tranquilas!”

Sí, hace tiempo, las bibliotecas eran lugares tranquilos para el estudio individual. Teníamos pupitres de estudio de madera, mesas pesadas, estanterías altas y los estereotipos de bibliotecarios que hacían callar a todo el mundo. Pero esto no es aplicable a las bibliotecas de hoy en día. Sí, seguimos ofreciendo espacio para el estudio individual en silencio, ya que hay estudiantes que necesitan ese entorno. Pero cada vez hay más aprendizaje activo en nuestras escuelas y bibliotecas. Nuestros alumnos colaboran en proyectos. Los profesores están creando unidades en las que los alumnos pueden hacer algo más que escribir trabajos o crear presentaciones. Nuestras bibliotecas tienen que apoyar este estilo de aprendizaje y los makerspaces pueden hacerlo. ¿Habrá ruido a veces? Sí. ¿Será un desastre? Sí, pero puedes enseñar a tus alumnos a ordenar, como han hecho los profesores de arte durante décadas. ¿Merece la pena? Sin duda.

Tanto si eres tú quien defiende la creación de un espacio maker como si quieres que te convenzan, lo más importante es enmarcarlo todo en una perspectiva centrada en el alumno. Queremos crear entornos de aprendizaje dinámicos en los que nuestros alumnos puedan prosperar. ¿No debería un makerspace de la biblioteca formar parte de eso?