Situación de las Bibliotecas de Estados Unidos 2021

“State of America’s Libraries 2021”.Chicago: ALA, 2021

Texto completo

American Library Association (ALA) publicó su Informe Especial “State of America’s Libraries 2021” : COVID-19, una instantánea de la resistencia, la determinación y la innovación de las comunidades bibliotecarias en circunstancias sin precedentes.

El informe State of America’s Libraries” se publica anualmente durante la National Library Week, del 4 al 10 de abril, y la edición de este año se centra en el impacto del nuevo coronavirus en todo tipo de bibliotecas durante el año natural anterior.

Al igual que muchas instituciones públicas que se vieron obligadas a cerrar sus puertas, las bibliotecas trabajaron para adaptarse a una nueva forma de desarrollar sus servicios. Los cierres no impidieron a los trabajadores de las bibliotecas y a las bibliotecas servir a sus comunidades. Por el contrario, el espacio físico cerrado impulsó una importante innovación y oportunidades para asistir y apoyar a los usuarios y estudiantes.

Como la mayoría de las bibliotecas estaban cerradas a las visitas en persona, las bibliotecas aceleraron o adoptaron políticas que permitieron a los usuarios acceder a los recursos desde una distancia social segura, incluyendo la oferta de tarjetas de biblioteca digitales, la creación de programas de “prestamos y recogida en la acera” y la promoción del préstamo de libros electrónicos, que aumentó un 40% durante 2019.

Las bibliotecas desempeñaron un papel importante en la reducción de la brecha digital que se hizo más evidente durante la pandemia. Las familias, las comunidades marginadas, los estudiantes y los residentes de las zonas rurales tuvieron dificultades cuando la nación pasó a la comunicación virtual en lugar de las interacciones y el aprendizaje en persona. Múltiples estudios citados en el informe muestran que un sector importante de la población estadounidense carece de acceso a ordenadores y banda ancha, así como de las habilidades de alfabetización digital necesarias para navegar por Internet y utilizar éticamente plataformas de comunicación como Zoom y redes sociales. Muchas bibliotecas dejaron su wi-fi encendida incluso cuando sus edificios cerraron.

El coronavirus también abrió una compuerta de desinformación. El personal de las bibliotecas trabajó para erradicar la desinformación sobre el COVID-19, que estaba impregnada de xenofobia y, especialmente, de sinofobia, lo que dio lugar a un aumento de la intolerancia contra los asiáticos o los chinos. A lo largo de 2020, los bibliotecarios respondieron a la desinformación sobre las vacunas, el censo, el movimiento Black Lives Matter y las elecciones presidenciales de 2020.

Otras conclusiones del informe muestran que los intentos de eliminar materiales de las bibliotecas continuaron durante la pandemia, a pesar de que muchas bibliotecas y escuelas cerraron o trasladaron sus actividades y servicios a Internet. La Office for Intellectual Freedom (OIF) de la ALA hace un seguimiento de los intentos de prohibir o restringir el acceso a los libros en todo Estados Unidos y para informar al público sobre los esfuerzos contra los intentos de censura en bibliotecas y escuelas.