No creas el bombo publicitario: los repositorios son fundamentales para garantizar la equidad, la inclusión y la sostenibilidad en la transición al acceso abierto

Don’t believe the hype: repositories are critical for ensuring equity, inclusion and sustainability in the transition to open access

Por Kathleen Shearer es la Directora Ejecutiva de COAR

Ver original

Kathleen Shearer, directora ejecutiva de COAR, publicó en el sitio web de cOAlition S que una entrada donde se refuta una serie de declaraciones engañosas sobre los repositorios de acceso abierto realizadas por algunos editores académicos.

La retórica de algunos editores académicos últimamente ha mostrado una tendencia problemática con respecto a los repositorios de acceso abierto (a menudo denominados Green OA). Más recientemente, el director ejecutivo de Springer Nature, Frank Vrancken Peeters, hizo una presentación en la conferencia Academic Publishing in Europe en la que describe erróneamente los repositorios de OA de varias formas. En esa presentación, a la que no asistí personalmente, pero sobre la que Porter Anderson informó en Publishing Perspectives, Peeters se hace eco de una serie de inexactitudes publicadas en un blog invitado anterior de OASPA, a lo que COAR respondió de inmediato con  Correcting the Record: The Critical Role of OA Repositories in Open Access and Open Science

Desafortunadamente, debo hablar nuevamente para corregir los muchos errores contenidos en la presentación de Peeters. Al contrario de lo que afirma Peeters:

  • Los repositorios de OA son compatibles con Open Access y Open Science. La definición original de acceso abierto según lo definido por la Iniciativa de Acceso Abierto de Budapest incluía dos caminos: revistas de acceso abierto y repositorios de acceso abierto. El depósito de un artículo en un repositorio de acceso abierto sin embargo es de acceso abierto total (y, como tal, esta ruta es una opción para cumplir con el Plan S).
  • Los repositorios de acceso abierto a menudo brindan acceso al manuscrito aceptado por el autor (AAM), que puede tener una licencia CC-BY y el texto contenido en el AAM difiere muy poco de la versión del editor formateada .
  • Los repositorios de OA se pueden vincular fácilmente a contenido relacionado que se encuentra en otro lugar , incluidas versiones publicadas, conjuntos de datos y otros materiales relacionados. También incluyen métricas abiertas y emplean estándares y software abiertos.
  • Los artículos en los repositorios de OA se pueden descubrir a través de los principales sistemas de descubrimiento, incluidos Google Scholar, Unpaywall, OpenAIRE, CORE, LA Referencia, etc. Los investigadores no necesitan buscar en repositorios individuales para encontrar los artículos contenidos en repositorios.

La gran ironía es que los temas tratados en la presentación de Peeters fueron la confianza, la apertura y la transparencia. Pero esos valores se ven socavados por las tergiversaciones en su presentación, sin mencionar el historial de confusiones de algunos editores sobre el acceso abierto y el uso generalizado de acuerdos de confidencialidad.

¿Qué está motivando estos desarrollos? Solo puedo suponer que estos editores están preocupados por proteger sus ingresos ante la entrada en vigor de un número creciente de políticas, como el Plan S. Es dolorosamente claro que no se trata de calidad o confianza, sino de mantener el control, preservar el paradigma editorial tradicional y la protección de los márgenes de beneficio.

Tal vez no sea una coincidencia que esta hipérbole se produzca al mismo tiempo que un grupo de editores académicos proponen definir los criterios de selección del repositorio sobre dónde sus autores deben depositar los datos de investigación. Estos criterios, concebidos de forma muy restringida, amenazan con excluir miles de repositorios nacionales e institucionales como opciones de depósito.

Como proveedores de servicios, los editores académicos no deberían definir los requisitos para las comunicaciones de investigación. Más bien, es el papel de la comunidad de investigación, los financiadores y las instituciones de investigación especificar estas condiciones. El papel de los editores académicos es desarrollar servicios que apoyen las necesidades de la comunidad de investigadores.

Un enfoque mixto y complementario de la práctica del acceso abierto, a través de revistas de acceso abierto y repositorios de acceso abierto, es necesario y deseable para el futuro de la ciencia abierta. Esto permitirá una mayor innovación en la publicación académica, un modelo que no ha evolucionado notablemente en los últimos 350 años, a pesar de importantes fallas . Además, el acceso abierto basado en un modelo de pago de APCs no es deseable, equitativo ni sostenible a largo plazo para algunos países y regiones. Muchos investigadores de todo el mundo simplemente no tienen los medios para pagar las tarifas de publicación de OA (APC), ni sus gobiernos o instituciones tienen dinero para acuerdos de transformación.

Entonces, no permitamos que la retórica se filtre o pase sin ser cuestionada. Los repositorios de OA, gestionados por instituciones fiables y con un largo historial, son infraestructuras críticas para la ciencia abierta y parte integrante de la base de un sistema de comunicación académico sostenible y equitativo.