Suplantación de la revisión por pares de una revista para publicar artículos de baja calidad

Jamie Durrani. Imposters hijack journal’s peer review process to publish substandard papers. Chemistry World, 2021

Ver original

Los estafadores se infiltraron en el sistema de revisión por pares de una revista de química para aceptar y publicar artículos de baja calidad. La sofisticada operación pone de manifiesto hasta qué punto son capaces algunas personas de socavar el proceso de revisión científica.

Journal of Nanoparticle Research anunció que se aceptaron 19 artículos, algunos de ellos publicados en línea, después de haber sido víctima de un ataque por parte de “una red organizada de editores deshonestos”.

Los estafadores que se hicieron pasar por académicos respetados propusieron a la revista, publicada por Springer Nature, la idea de publicar un número especial sobre “el papel de la nanotecnología e Internet de las cosas en las Ciencias de la Salud. Los impostores generaron direcciones de correo electrónico falsas que imitaban las de las universidades reales para añadir credibilidad a sus afirmaciones.

“Se pusieron en contacto con nosotros, no sólo con una dirección de correo electrónico falsa, sino también con dominios falsos muy similares a los de una universidad de Alemania y otra del Reino Unido”, dije el químico de la Universidad de Humboldt, Nicola Pinna, que es el editor ejecutivo de la revista. “Así que en principio no nos dimos cuenta”.

Pinna señala que la propuesta para el número especial era “sólida y bastante detallada” e incluso incluía sugerencias para los investigadores que trabajaban en los campos apropiados que lo desearan pudieran presentar trabajos. “Todo se hizo meticulosamente”

Una vez que se encargó el número temático, se invitó a los estafadores a gestionar el proceso de procesamiento de los documentos y asignarles revisores. Esto les permitió aceptar 19 trabajos que de otra manera habrían sido rechazados por la revista por no cumplir ni con la calidad, ni con las normas de publicación.

“Al principio todo parecía marchar bien, y luego vimos aparecer un montón de artículos aceptados. Y cuando observamos inmediatamente la calidad de estos trabajos, resultó que era mala”, dije Pinna. “Al mismo tiempo, recibimos un contacto del grupo de integridad de la investigación de Springer, diciéndonos que había un problema con este número especial debido a la actividad sospechosa y a los correos electrónicos sospechosos de los pares seleccionados. Así que empezamos a investigar”.

Sin embargo, cuando el equipo editorial de la revista comenzó a investigar la estafa, encontró que las cuentas de correo electrónico falsas habían expirado. “No había forma de que pudiéramos intentar contactar con ellos a través de estos nombres de dominio, que ya no existían”, dijo Pinna. La revista dice que ha puesto en marcha nuevas medidas para evitar ser víctima de tales estafas en el futuro, y espera que el hecho de compartir su experiencia pueda ayudar a otros editores a detectar ataques similares.

“He oído hablar de otros casos en los que ha habido algunos intentos, más o menos sistemáticos, de interferir en el proceso de publicación de las revistas, por ejemplo, dando lugar a retractaciones a gran escala de documentos debido a una falsa revisión por pares”, comentó Serge Horbach, experto en integridad de la investigación y revisión por pares, con sede en la Universidad de Aarhus en Dinamarca. Sin embargo, señala que esos ataques coordinados todavía son poco frecuentes.

“Estos casos son una gran preocupación para los editores de revistas y los editores académicos, sin embargo. Claramente, el daño de reputación causado por los casos en los que los mecanismos de control de calidad de las revistas se han visto comprometidos es considerable”, dice Horbach. Señala que la pretensión de las revistas de garantizar la fiabilidad del registro académico es una de las principales formas en que pueden distinguirse de las formas emergentes de difusión de los resultados de la investigación, como los archivos de preprints y los repositorios institucionales. Por lo tanto, las revistas y las editoriales están adoptando varias medidas para prevenir esos acontecimientos, incluido el establecimiento de equipos dedicados a salvaguardar la calidad del proceso de evaluación y a evitar o manejar los casos de mala conducta en la investigación”, dijo. El grupo de integridad de la investigación en Springer Nature… es un buen ejemplo de esto.

Horbach elogia a los editores del Journal of Nanoparticle Research por su enfoque abierto y transparente para abordar el reciente ataque. “En un intento de mitigar el daño a la reputación, uno podría haber imaginado que tratarían de ocultar el caso. En cambio, decidieron publicarlo, con el objetivo de ayudar a otros a prevenir casos similares, es, para mí, un claro ejemplo de la mejor práctica editorial”.