Las citas son la moneda de la ciencia, luego están los falsificadores.

Citations Are the Currency of Science

Citations Are the Currency of Science
Then there are the counterfeiters.

Sibrandes Poppema
THE SCIENTIST.  Dec 1, 2020

Texto completo

Los documentos científicos son los que registran los avances en la investigación. Cada año los investigadores publican millones de artículos en más de 30.000 revistas. La comunidad científica mide la calidad de esos trabajos de diversas maneras, entre ellas la calidad percibida de la revista (reflejada por el factor de impacto de la revista) y el número de citas que acumula un trabajo específico. Las carreras de los científicos y la reputación de sus instituciones dependen del número y el prestigio de los trabajos que producen, pero aún más de las citas que atraen esos trabajos.

En los últimos años se han producido varios episodios de fraude científico, entre los que cabe citar datos completamente inventados, figuras manipuladas o adulteradas, múltiples publicaciones con los mismos datos, robo de artículos completos, plagio de textos y autoplagio. Algunos científicos han encontrado otra forma de aumentar artificialmente el número de citas de su trabajo.

Los cárteles de citas, donde revistas, autores e instituciones conspiran para inflar los números de citas, han existido desde hace mucho tiempo. En 2016, los investigadores desarrollaron un algoritmo para reconocer patrones de citación sospechosos, incluyendo grupos de autores que se citan desproporcionadamente entre sí y grupos de revistas que se citan frecuentemente para aumentar los factores de impacto de sus publicaciones. Recientemente, me encontré con otra expresión de este comportamiento depredador: el llamado servicio de apoyo.

Las consultoras que prestan apoyo lingüístico y editorial de otro tipo a los autores individuales y a las revistas aconsejan a veces a los colaboradores que añadan varias citas a sus artículos y a los artículos de sus colegas. Algunas de estas consultorías también se dedican a organizar conferencias y pueden aconsejar que se añadan citas a las actas de las conferencias. De esta manera, un solo editor puede impulsar cientos de citas en dirección a sus propios artículos o a los de colegas que puedan estar en su círculo.

La llegada de la publicación electrónica y la necesidad de los autores de encontrar salidas para sus artículos dio lugar a miles de nuevas revistas, a menudo con el sello de “internacional” y promesas de acceso abierto y amplia circulación. El nacimiento de revistas depredadoras no se quedó atrás. Recientemente un grupo de autores publicó una definición consensuada de esas publicaciones: “Las revistas y editoriales predatorias son entidades que dan prioridad al interés propio a expensas de la erudición y se caracterizan por la información falsa o engañosa, la desviación de las mejores prácticas editoriales y de publicación, la falta de transparencia y/o el uso de prácticas de solicitación agresivas e indiscriminadas”.

Estas revistas pueden actuar como vacas lecheras en las que cada artículo de un número puede citar un artículo específico o una serie de artículos. A veces las citas son más o menos sobre el tema, pero en otros casos no hay absolutamente ninguna relación entre el contenido del artículo y las citas. Lo peculiar es que la revista para la que supuestamente trabaja el editor no se beneficia en absoluto, sino que sólo proporciona citas a otras revistas. Es bastante fácil de detectar si alguien en la revista prestara atención. Tales prácticas pueden llevar a que un artículo acumule más de 150 citas en el mismo año en que fue publicado.

¿Hasta qué punto es pernicioso este tipo de manipulación de citas? Por ejemplo, una persona -que actúa como autor, editor y consultor- pudo utilizar al menos 15 revistas como proveedores de citas de artículos publicados por cinco científicos en tres universidades. El problema es generalizado en Scopus, que incluye un elevado número de las nuevas revistas “internacionales”. De hecho, la inclusión en Scopus parece ser un criterio al que hay que dirigirse en este tipo de manipulación de citas.

Los números son asombrosos. Para una universidad, encontré que de los casi 700 artículos de la lista de Scopus que sus investigadores publicaron en 2019, los números de citaciones de al menos 20 parecen haber sido impulsados de esta manera. Casi el 60 por ciento de las citas de los estudios publicados por esta universidad procedían de 15 revistas manipuladas, y esto aumentó significativamente los números de citas de los 20 artículos. Estas citas sospechosas elevaron el promedio de citaciones por artículo (C/P) de esta universidad a 2,50 para el año, mientras que sin ellas, el C/P habría sido de 1,08. Dado que las citaciones por artículo y/o las citaciones por facultad son criterios en la clasificación de Quacquarelli Symonds y en la Clasificación Mundial de Universidades de Educación Superior del Times, esto también infla artificialmente la posición cuantitativa de la universidad.

¿Qué se puede hacer con los carteles de citaciones? Primero, los editores y los consejos editoriales de las revistas legítimas deberían prestar atención y corregir a sus colegas. Tienen una responsabilidad. Cuando cada artículo de una revista está citando un artículo específico o un grupo de artículos, es probable que algo esté mal. Cuando los temas de los artículos citados y los que se citan no están relacionados, es un claro indicio. Esto debería analizarse antes de la publicación de un número de revista. De hecho, la comprobación de la idoneidad de las citas es una tarea importante para los revisores y editores. Las revistas también deberían reconsiderar la práctica de utilizar consultores de servicios de apoyo externos como editores de artículos o números especiales resultantes de conferencias.

Scopus dispone de todos los datos necesarios para detectar esta mala práctica. Las banderas rojas incluyen un gran número de citas a un artículo dentro del primer año. Y para los autores que deseen evitar las actividades de los cárteles de citas: cuando un editor, un revisor o un servicio de apoyo le pida que añada referencias inapropiadas, no lo obligue e informe de la petición a la revista.