Inteligencia Artificial en el Sector Público – España. Perspectivas europeas para 2020 y años siguientes

Inteligencia Artificial en el Sector Público – España. Perspectivas europeas para 2020 y años siguientes. Microsoft y EY, 2020

Texto completo

Reducir costes, mejorar la eficacia y generar valor son las preocupaciones habituales de organizaciones de todo tipo y tamaño en los sectores público y privado en España. En los últimos años, innovaciones como el cloud computing y la Inteligencia Artificial (IA) han sido fundamentales para ayudar a las empresas a mejorar sus productos y servicios, así como para a optimizar la eficacia.

En abril de 2018, la Comisión Europea adoptó su primera estrategia de IA, centrada en aumentar la inversión, incrementar los datos disponibles, fomentar el talento y garantizar la confianza. Sin embargo, un estudio elaborado por EY para Microsoft recientemente sugiere que el Sector Público en España se encuentra aún muy lejos del máximo aprovechamiento de este tipo de tecnologías.

No se trata de un problema de falta de interés: para el 80% de las organizaciones españolas encuestadas la inteligencia artificial es una prioridad digital, aunque su uso todavía se encuentra en la fase inicial ya que sólo el 33% de las mismas han adoptado una solución de IA.

Jesús Galindo, director de Sector Público de Microsoft en España, ha manifestado: “En España las organizaciones del Sector Público avanzan lentamente a la hora de alcanzar un punto en el que el uso de Inteligencia Artificial comience a arrojar resultados tangibles. Los factores son múltiples, tal y como pone de manifiesto el estudio, pero de lo que no cabe duda es de que ahora es más necesario que nunca que las administraciones pisen el acelerador en el aprovechamiento de la IA para dar respuesta a los retos a los que se enfrenta.”

Para Manuel Márquez, Socio responsable de Consultoría para el Sector Público, “el sector público está comenzando a descubrir, a partir de proyectos piloto, las ventajas que esta tecnología puede aportarles tanto a sus procesos internos como a los ciudadanos y empresas. La aplicación de la IA en el Administración va a suponer una importante revolución, pero es imprescindible que cada administración defina su propia hoja de ruta en función de su nivel de madurez digital actual. Es el momento de pasar de los pilotos a los grandes proyectos de transformación”.