La biblioteca concebida como un espacio social

 

biblioteca_hjc3b8rring_dinamarca2

 

Ghiso, Alfredo (2003). “Otras lecturas sobre lectores y bibliotecas”. En
Capítulo Aparte, Revista de la Campaña Nacional Eugenio Espejo por el
Libro y la Lectura, 332-340. Quito.

 

La biblioteca pocas veces es concebida como un espacio social, en el que se configuran y cobran sentido determinadas interacciones sociales. Reconocer así la biblioteca es plantear desde una perspectiva contextuada, sistémica y crítica las características del ámbito o ambiente en el que se configuran y desfiguran objetos o bienes culturales (libros, documentos, etc.) prácticas sociales (leer) y sujetos sociales (lectores). Es de notar, que la tendencia institucionalizadora, que concibe la biblioteca como un “local” o “establecimiento” busca invisibilizar toda aquella particularidad que identifica un espacio social, anulando las diferencias y buscando homogeneidad en el manejo de los bienes culturales y de los servicios que se prestan con ellos. Es por ello, que muchas bibliotecas son el lugar donde mueren los lectores y surgen los “usuarios”, o sea de aquellos que hacen uso de una manera estándar de ese local y de sus servicios.

El eje de la labor de las bibliotecas es el de impulsar básicamente un proceso de democracia cultural y, como todo proceso de este tipo es educativo, por naturaleza e intención al pretender fundamentalmente, que las personas se interroguen y avancen en la compresión de las claves desde las que construye la realidad social, dándole sentido al encuentro y al acto comunicativo caracterizado por preguntas y respuestas, que perfilan argumentos comprensivos, explicativos que permiten proponer acciones capaces de transformar situaciones sociales. Es así como la biblioteca, como espacio social, está fundado, recorrido y significado por dos discursos: el institucional y el de las prácticas sociales. Desde el discurso institucional, la biblioteca se rige por una única normatividad. En ella  los imaginarios culturales son adultos, clasistas y culturalistas; por ello, las actividades e interacciones que se programan buscan homogenizar la oferta y la demanda invisibilizando las diferencias identitarias, generacionales y de género; negando la diversidad de referentes culturales, de deseos y afectos. La biblioteca desde este discurso es convocadora y evocadora de homogeneidad, orden y estereotipos. El otro discurso corresponde a las prácticas sociales instituyentes, caracterizadas por la vivencia, la intensidad de las interacciones y apropiaciones culturales, las desagregaciones, las divergencias y la desestructuración de referentes fundamentalistas. Este discurso evoca y convoca a la vida, a los gustos y experiencias, a las creencias, saberes y conocimientos. Desde este discurso se generan dinámicas fundadas en la diversidad, en la flexibilidad, en el reconocimiento de lo incierto, en la búsqueda de la pertinencia y la coherencia.