¿Cuando retirar un libro polémico en una biblioteca?

 

neobk-2255243

Más del 50% de las redes de bibliotecas públicas publicas japonesas tienen a disposición del público un libro polémico sobre la masacre de Sagamihara en 2016. Un polémico libro sobre la masacre de 2016 en un hogar de ancianos en la Prefectura de Kanagawa para personas con discapacidad mental se puede encontrar en las bibliotecas públicas de 25 de las 47 prefecturas del país, según una encuesta de Jiji Press.

El libro “Akerareta Pandora no Hako”, que puede traducirse como “Se abrió la caja de pandora: vamos a hacerlo”, fue publicado por Tsukuru Publishing en julio del año pasado, y se critica por tener contenido discriminatorio, e incluir notas del presunto asesino, Satoshi Uematsu, de 29 años, que ha sido acusado de los cargos, incluido el de asesinato de 19 residentes de Tsukui Yamayuri En en Sagamihara. Otras 24 personas resultaron heridas en el ataque con cuchillo del 26 de julio de 2016. Los residentes que sobrevivieron al asalto han sido trasladados a otros centros de atención.

El libro hace referencia a una nota escrita por Uematsu que dice: “Aquellos que no pueden comunicarse debido a discapacidades severas deben ser sometidos a la eutanasia”, así como a los comentarios de las víctimas y a los análisis de los médicos psiquiatras sobre el estado mental del sospechoso.

Takashi Sasaki, profesor del Junior College de la Universidad de Shizuoka, criticó el libro, diciendo: “Incluye contenidos discriminatorios y es perjudicial desde el punto de vista educativo. Ofrecer el libro en las bibliotecas ayudará a difundir una idea equivocada en la sociedad”. En junio del año pasado, Sasaki solicitó a la editorial que detuviera la publicación del libro junto con unas 2.000 firmas. Después de la publicación del libro, en noviembre presentó al ministro de educación una solicitud por escrito para que se retirará y prohibiera a las bibliotecas.

Las bibliotecas de las 25 prefecturas que tenían el libro a disposición del público dijeron que el libro cumplía con sus criterios de selección. Un bibliotecario de una de ellas dijo que el libro  “garantiza el derecho de los usuarios a saber”.

“Nos pareció importante poner el libro a disposición de los usuarios, ya que el incidente planteaba serios desafíos a la sociedad”, dijo un funcionario de otra biblioteca, señalando que en el libro se discuten sinceramente las cuestiones relacionadas con el incidente.

l papel de las bibliotecas es ofrecer libros en demanda, no juzgar si cada libro es bueno o malo, dijo Yasuhiro Nishigochi, que dirige un comité de la Asociación de Bibliotecas de Japón. “Garantizamos el derecho de los lectores a saber al decidir subjetivamente si desean (obtener) cada libro, a menos que su propósito sea crear discriminación por sí mismo”, dijo.