Efectos de la lectura sobre pantalla en los niños

 

nic3b1os-y-tablets2

John Hutton, Yuanfang Xu, Thomas DeWitt, Tzipi Horowitz-Kraus, Richard Ittenbach. “Assessment of Screen-Based Media Use in Children: Development and Psychometric Refinement of the ScreenQ” during the PAS 2018 Meeting on Sunday, May 6 at 5:45 p.m

PEDIATRIC ACADEMIC SOCIETIES 5-MAY-2018

Ver

 

Una nueva investigación sobre el desarrollo del cerebro muestra que los libros de aplicaciones pueden ser incluso menos efectivos que simplemente leer a un niño un libro en voz alta. El estudio se presentará en una próxima reunión de Pediatric Academic Societies, pero los primeros informes del Dr. John S. Hutton, uno de los autores, demuestran la ineficacia del contenido de lectura animada, ya que según sus conclusiones, los cuentos ilustrados pueden proporcionar una estimulación cerebral óptima en comparación con los cuentos animados y de audio.

En una sola generación, la exposición a los medios de comunicación basados en la pantalla está transformado la experiencia de la infancia a una gama ilimitada de contenido disponible en cualquier momento a través de dispositivos portátiles, que pueden ser difíciles de monitorizar. Para el Dr. Hutton “El surgimiento de estas tecnologías ha superado con creces nuestra capacidad para cuantificar sus efectos en el desarrollo infantil, las relaciones humanas, el aprendizaje y la salud; alimentando controversias entre padres, educadores y médicos”.

El estudio se llevó a cabo sobre 27 niños de familias de empleados en un centro médico universitario (15 niños, 12 niñas; de una media de media 57±7 meses de edad). Se trata del primer estudio en usar la resonancia magnética (RM) para explorar la influencia del formato de un cuento (audio, ilustrado, animado) en relación con las redes cerebrales que apoyan el lenguaje, las imágenes visuales y el aprendizaje en los niños en edad preescolar. El método utilizado fue ScreenQ, una metodología novedosa del uso de medios de comunicación sobre pantalla en niños destinado a uso clínico pediátrico, que incorpora factores basados en la evidencia que se sabe que influyen en estos efectos, incluyendo el acceso a las pantallas, la frecuencia y el contexto de uso, el contenido y la relación con los cuidadores adultos. Para llevarlo a cabo se presentaron a los 27 niños tres historias diferentes de cinco minutos del mismo autor en diferentes formatos. Usando imágenes de resonancia magnética funcional, se observaron que áreas del cerebro se activaban durante cada una de ellas.

Los cerebros de los niños se activan de manera diferente en los lectores emergentes dependiendo de cómo se les suministre el contenido. El audio sólo, genera poca activación cerebral, lo que significa que tocar un audiolibro o leer sin dejar que el niño lo vea o sostenga no es muy efectivo. Lo contrario, es decir un libro de animación sobre pantalla deja al niño con muy poco que hacer en términos de activar su cerebro para entender el contenido. El método más adecuado sería leerle a un niño mientras se le muestran las ilustraciones estáticas, lo que implica una mayor interacción en el cerebro y se desarrolla una mayor conexión con el contenido.

Los hallazgos clave sugieren un “Efecto Ricitos de Oro“, en el que el audio sólo puede ser “demasiado frío” a esta edad, requiriendo más esfuerzo cognitivo para procesar la historia, y que por el contrario la animación puede inhibir la imaginación, haciendo que esta sea menos necesaria, lo que debilita la reflexión activa. Concluyendo que la ilustración clásica de los libros impresos proporciona el equilibrio adecuado para estimular la imaginación y la reflexión.

Por ello la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda que los padres comiencen a leerles a sus hijos tan pronto como sea posible después del nacimiento, y que se proporcionen límites en el uso de los medios de comunicación sobre pantallas. Subrayando el atractivo de los libros ilustrados a esta edad, todo lo cual plantea preguntas importantes sobre la influencia de los medios de comunicación en el desarrollo cerebral temprano y da recomendaciones sobre el tiempo de uso de los dispositivos con pantalla.

 

Anuncios