Cómo hacer humanidades digitales

Cómo hacer humanidades digitales. Madrid: Instituto Nacional de Tecnologías Educativas y de Formación del Profesorado (INTEF), 2022

Texto completo

Continuamente escuchamos que estamos en una sociedad digital. Pasamos buena parte de nuestro tiempo enganchados al teléfono móvil, al portátil, a la televisión o la videoconsola. Todas tienen en común el disponer de una pantalla con conexión a Internet, proporcionando un sinfín de posibilidades de ocio, trabajo, aprendizaje, etc. Sin embargo, cuando pensamos un poco más en las tecnologías digitales, más allá de nuestro papel de usuarios, parece que estamos en un terreno dominado por personas con una carrera de informática o ingeniería. Es aquí donde nos preguntamos ¿y qué pasa con las Humanidades en todo este entorno de «transformación digital»? ¿Es la informática cosa también de humanistas? ¿Necesita la tecnología el conocimiento que aportan las Humanidades?

Resulta controvertido formular una definición de Humanidades Digitales que contente a todo el mundo. Quizá la mejor forma de abordarla es considerando el modo en que las tecnologías digitales y las Humanidades se relacionan en nuestro tiempo.

Los laboratorios o labs constituyen espacios para la generación y experimentación de ideas así como para el desarrollo de prototipos, constituyendo un conjunto de prácticas y formas de producción de conocimiento que les son propias. Al laboratorio todos vamos a producir, en equipo, generando comunidades, mezclando saberes. El lab debe ser un espacio de acogida en conexión con el mundo que nos rodea, de modo que el trabajo resultante sea significativo y transformador. Las formas de trabajo han de ser de código abierto, para aprovechar el trabajo de otros y que otros puedan construir sobre el nuestro.

Montando un laboratorio de Humanidades Digitales, con la ayuda de esta guía, podrás construir una iniciativa de transformación en tu colegio, asociación o universidad, que te permita pensar de otra manera las clásicas preguntas de las Humanidades, al tiempo que formular nuevas preguntas en el contexto de la transformación digital de nuestra sociedad.

El laboratorio te permitirá desarrollar competencias y adquirir conocimientos que son de gran utilidad en nuestro tiempo; por ejemplo, todo tipo de competencias digitales, desde las más básicas a las más avanzadas, como usuario de servicios ya existentes o incluso programando tu propio código.

El laboratorio te proporciona además libertad organizativa, ya que puede desarrollarse en una amplia variedad de formatos.